Taconera Gardens

Información práctica

Dirección: Calle de la Taconera, 6, 31001 Pamplona - Iruña

Ruta:

     Pamplona es murallas
     Pamplona es verde
     Pamplona es camino

Folleto: Pamplona es verde

NiñosCuaderno del explorador

En las cercanías, en el parque de Antoniutti, visita la Skate Park.

Parque de la Taconera

Los Jardines de la Taconera, los más antiguos de Pamplona, son un vergel de estilo francés en el centro de la ciudad. Diseñados en 1830, siguen conservando un aire romántico.

El baluarte de la Taconera, como el de Gonzaga, fue construido en el XVII como refuerzo del nuevo frente oeste trazado tras la construcción de la ciudadela. Hacia 1940 el baluarte sustituyó su antiguo coronamiento de cañoneras por un antepecho de piedra, puesto que ya entonces se había convertido en lugar de paseo. La medialuna de Gonzaga, llamada también revellín de San Roque, se levantó entre 1675 y 1700 para reforzar la defensa de los citados baluartes. Luce en uno de sus frentes el escudo de armas del virrey Pignatelli.

Entre los árboles de este parque destacan esbeltas hayas, frondosos magnolios y singulares ginkgos biloba. Acompañando el paseo, encontramos laureles, acebos y una secuoya gigante de 40 metros de altura. Uno de los árboles más llamativos es la sófora japónica, que se encuentra en el coqueto Café Vienés, antiguo kiosko de alquiler de bicicletas. También podremos observar el tejo en espiral, el fresno “el superviviente” y un hermoso paseo central de flores.

Si algo llama la atención del paseante, es sin duda el pequeño zoo abierto que acogen los fosos del antiguo baluarte. En este espacio conviven patos, cisnes, ciervas, pavos reales, faisanes, ocas y peces.  

El jardín es también un pequeño museo al aire libre en el que varias esculturas señorean desde las alturas. En el paseo central se encuentra el Monumento a Julián Gayarre, obra de Fructuoso Orduna (1950). En uno de los pasillos laterales se encuentra el busto que rinde homenaje al compositor burladés Hilarión Eslava. Cerca del Café Vienés, se encuentra el Monumento a la Beneficencia, más conocido como “la Mari Blanca”. Junto a la Taconera, el Parque de Antoniutti está dedicado a la práctica del patinaje, con una pista de velocidad y un “skate park”

 

RUTA POR LOS PARQUES Y JARDINES DE PAMPLONA

La ruta comienza en los jardines de la Media Luna continúa por los Jardines de la Taconera, el Parque de la Ciudadela y Vuelta del Castillo y finaliza en el Parque de Yamaguchi y Jardín de la Galaxia. En los Jardines de la Taconera encontrarás los siguientes árboles:  

Señal 7: Taxus baccata -Tejo en espiral

Este ejemplar ha sido históricamente una referencia en el parque de la Taconera por su poda en forma de espiral. Al tejo le gustan los lugares frescos y sombríos, quizás eso sea lo que le haga poder vivir más de un milenio.

Señal 8: Fraxinus excelsior- Fresno “el superviviente”

Te encuentras acompañando al árbol más anciano del parque. Este ejemplar es de los tiempos en los que magníficos olmos cubrieron gran parte del parque, lamentablemente murieron en los años 80 a causa de un hongo. Observando este árbol puedes hacerte una idea de la belleza del arbolado en este lugar en tiempos pasados.

Señal 9: Styphnolobium japonicum - Sófora japónica péndula.

Su forma retorcida y caprichosa le otorga un aire mágico y sugerente. Este ejemplar de avanzada edad requiere de apoyos a modo de bastones que permitan resistir a su anciana estructura. Si te fijas bien podrás localizar oquedades que dan cobijo a la fauna del lugar.

Señal 10: Paseo central de flores

Los parterres de flor te atraparán con toda la gama de colores y texturas posibles. En cada estación podremos observar coloridas sinfonías visuales diferentes: en primavera violas, prímulas, tulipanes o jacintos; en verano begonias, tagetes, dalias y olorosas salvias.

Señal 11: GIGANTES VERDES. Sequoiadendron  giganteum – Secuoya gigante y "Toko-Toko", el Rey americano

Árbol de gran talla, entre 50 y 80 metros de altura, forma cónica y follaje escuamiforme muy denso y regular. Son las más voluminosas del reino vegetal, llegando a los 1500 metros cúbicos de madera por ejemplar.

Señal 12: GIGANTES VERDES. Sequoia sempervirens – Secuoya sempervirens y "Braulia", Reina americana

Árbol de gran talla que puede alcanzar los 100 metros de altura. De porte piramidal y hojas aciculares, dispuestas en dos hileras a cada lado de las ramitas. Puede llegar a vivir entre 2000 y 3000 años.

 

Las aves que sobrevuelan la ciudad

  • El “cernícalo vulgar” es el principal enemigo de gorriones y otros pequeños pájaros. Destaca su habilidad para aprovechar las aves enjauladas que quedan a su alcance en balcones y ventanas, siendo devoradas in situ. 
  • En mayo o junio es frecuente escuchar al comienzo de la noche un sonido agudo y constante, repetido cada pocos segundos, en parques y avenidas arboladas. Es el reclamo del “autillo europeo", pequeña rapaz nocturna que, cuando se acerca alguien, se calla y no se mueve. 
  • El vencejo come y duerme sin dejar de volar. Le gusta vivir en las ciudades. En Pamplona está entre mayo y agosto.
  • Al mirlo común le gusta dar saltos sobre la hierba y canta al atardecer, con extraordinarias notas aflautadas.
  • El petirrojo es rechoncho y reconocible por su babero rojo-anaranjado.
  • El milano real es una de las aves rapaces diurnas más fácil de diferenciar por su color anaranjado. Tiene una envergadura de 170 centímetros. Sobrevuela la ciudad como un centinela en busca de otras aves y de roedores.
  • Reconocerás al verdecillo porque es amarillo limón y los solemos ver en la parte alta de los árboles.

 

LAS CAJAS NIDO

En el parque de La Taconera, la Vuelta del Castillo, Yamaguchi y Paseo fluvial hay instaladas cajas nido para atraer la población de aves. Las hay para cernícalos, autillos y pequeños pájaros como herrerillos y carboneros.