Ciudadela y vuelta del Castillo

Saliendo de la Taconera hacia el sur, llegamos a la Vuelta del Castillo; nombre con el que se conoce a los antiguos glacis de la Ciudadela, que tuvieron una función defensiva y que, con el paso de la fortificación a manos municipales en 1964, se convirtieron en un gran espacio cultural y de ocio.

La Ciudadela es sede del Centro de Cultura Contemporánea – Hiriartea. En sus pabellones encontraremos exposiciones y diferentes actividades; en sus jardines, esculturas de reconocidos autores: Oteiza, Basterretxea, Miralles, Aguirre, Larrea, Eslava, Ugarte de Zubiarráin y Juarros. 

Ya en el exterior de la fortaleza, resulta agradable el paseo tanto por la parte de los fosos como por la parte de la Vuelta del Castillo. Este paseo permite disfrutar de la construcción militar renacentista en todo su esplendor: revellines, contraguardias, caminos cubiertos, puentes levadizos, troneras y baluartes. En estos caminos se pueden encontrar arces, cipreses, hayas, abetos, pinos, fresnos, olmos y cedros, entre otros. Entre la arboleda, tienen cobijo aves como el autillo europeo, que es un pequeño búho, y el nóctulo mediano o murciélago, que cuenta con cajas-nido a lo largo del parque.

 

Ruta de los parques y jardines de Pamplona

La ruta comienza en los jardines de la Media Luna continúa por los Jardines de la Taconera, el Parque de la Ciudadela y Vuelta del Castillo y finaliza en el Parque de Yamaguchi y Jardín de la Galaxia. En la Ciudadela y Vuelta del Castillo podrás encontrar los siguientes árboles:  

Señal 13. Betula alba - Abedul

Fíjate en su blanca corteza y sus ramas lloronas. Producen unas semillas que en invierno sirven de alimento para las aves procedentes del norte de Europa. Es un árbol autóctono.

Señal 14. Fagus sylvatica var. purpurea - Haya roja

La diferenciarás del haya autóctona por su brillante color rojizo. Requiere humedad constante y, cuando se cultiva aislada, en verano genera una fresca y frondosa sombra por su amplia copa.

Señal 15. GIGANTES VERDES: Quercus robur – Roble del país y “Joshemigelerico” el rey europeo.

Árbol caducifolio de gran porte que llega a los 40 m de altura, copa amplia y regular. Las bellotas aparecen maduras en otoño y principios de invierno. Este árbol es considerado símbolo de fortaleza.

Señal 16. GIGANTES VERDES: Picea abies - Abeto rojo y “Joshepamunda” la reina europea

Joshemigelerico y el abeto rojo tienen en común su procedencia europea. Al igual que los gigantes de Pamplona, este árbol destaca por su longevidad, siendo un abeto rojo el árbol más viejo conocido, ¡con 9.550 años!. Su madera fue usada para fabricar los famosos violines Stradivarius.

Señal 17. Fagus sylvatica ´Purple Fountain' - Haya llorona

Su silueta llorona le da un porte mágico, con personalidad propia, a modo de centinela que guarda el acceso a la Ciudadela. Es una variedad de jardinería del haya autóctona.

Señal 18. Pinus pinea – Pino piñonero 

Conífera de forma globosa redondeada. Especie heliófila natural de la cuenca mediterránea. Produce como semilla grandes piñones.

 

Anfibios y reptiles

En los estanques de los fosos de la Ciudadela viven sapos parteros y ranas verdes: Los sapos machos transportan los huevos en sus patas traseras y cuidan de ellos hasta el momento de su eclosión. La rana tiene un croar característico y se escuchan sus coros en las noches de primavera y verano.

A la salamanquesa le gustan las paredes soleadas. Es un curioso reptil que cambia de color, por el día es de tonos oscuros y por la noche claros.

 

Las aves

En la Vuelta del Castillo destaca la presencia de abubillas, lavanderas y córvidos, como chovas, grajillas y cornejas. Además, se pueden divisar otras aves que sobrevuelan la ciudad:

  • El “cernícalo vulgar” Es el principal enemigo de gorriones y otros pequeños pájaros. Destaca su habilidad para aprovechar las aves enjauladas que quedan a su alcance en balcones y ventanas, siendo devoradas in situ. 
  • En mayo o junio es frecuente escuchar al comienzo de la noche un sonido agudo y constante, repetido cada pocos segundos, en parques y avenidas arboladas. Es el reclamo del “autillo europeo", pequeña rapaz nocturna que, cuando se acerca alguien, se calla y no se mueve. 
  • El vencejo come y duerme sin dejar de volar. Le gusta vivir en las ciudades. En Pamplona está entre mayo y agosto.
  • Al mirlo común le gusta dar saltos sobre la hierba y canta al atardecer, con extraordinarias notas aflautadas.
  • El petirrojo es rechoncho y reconocible por su babero rojo-anaranjado.
  • El milano real es una de las aves rapaces diurnas más fácil de diferenciar por su color anaranjado. Tiene una envergadura de 170 centímetros. Sobrevuela la ciudad como un centinela en busca de otras aves y de roedores.
  • Reconocerás al verdecillo porque es amarillo limón y los solemos ver en la parte alta de los árboles.

 

LAS CAJAS NIDO

En el parque de La Taconera, la Vuelta del Castillo, Yamaguchi y Paseo fluvial hay instaladas cajas nido para atraer la población de aves. Las hay para cernícalos, autillos y pequeños pájaros como herrerillos y carboneros. 

Información práctica

Dirección: Avenida del Ejército, 1

Teléfono:  948 420 975

E-mail:     ciudadela@pamplona.es

Ruta:
     Pamplona es murallas
     Pamplona es verde
     Pamplona es camino

Horario:

De lunes a viernes, de 7:30 a 21:30

Sábados, de 8:00 a 21:30

Domingos y festivos, de  9:00 a 21:30.