Técnicos del Servicio municipal de atención a personas sin hogar explican en Comisión COVID que la crisis sanitaria afecta principalmente a quienes ya estaban en situación de exclusión

Técnicos del Servicio municipal de atención a personas sin hogar explican en Comisión COVID que la crisis sanitaria afecta principalmente a quienes ya estaban en situación de exclusión
El Albergue de Jesús y María ha atendido del 30 de octubre al 11 de febrero 3.082 pernoctaciones de 168 personas diferentes
Centro de atención

 

El impacto en las personas en situación de exclusión social de la crisis sanitaria ha sido grande y es muy probable que quienes están en riesgo de exclusión empeoren su situación en los próximos meses y años una vez agoten sus recursos y redes actuales, según un primer análisis realizado por técnicos del Servicio municipal de atención a personas sin hogar que ha sido presentado hoy en la Comisión COVID. Además, de manera general, está afectando más a personas que ya estaban en situación de exclusión y que habían usado los recursos municipales con anterioridad que a nuevos perfiles, que si bien se están detectando son de pocos casos.

Estas conclusiones han sido expuestas por tres técnicos que coordinan el Centro de Atención a Personas sin Hogar de Trinitarios (recurso municipal habitual para estas personas) y el Albergue de Jesús y María de la calle Compañía (espacio abierto de manera temporal para estas atenciones). Uno de ellos pertenece al área de Servicios Sociales; otra a DYA, quien desde su área social apoya principalmente con personal voluntario, y el tercero a Xilema, la empresa que gestiona el centro de Trinitarios y que también apoya en el de la calle Compañía. Este Albergue de Jesús y María ha atendido del 30 de octubre al 11 de febrero 3.082 pernoctaciones de 168 personas diferentes

En su exposición han recordado las medidas tomadas desde que se inició la crisis sanitaria y se decretó el primer estado de alarma, así como el balance de la crisis en los recursos de atención a las personas sin hogar, el impacto en las personas en situación de exclusión social y sinhogarismo y las perspectivas de futuro (nuevos perfiles, amenazas y retos). El impacto directo de la COVID entre las personas usuarias de los centros municipales ha sido muy bajo ya que solo se han detectado dos casos y con síntomas leves, resultando efectivas, hasta ahora, las medidas y protocolos ya que no se ha dado ningún brote.

Atención en la calle Compañía las 24 horas con comidas y aseo

En la Comisión COVID-19 se han aportado datos sobre la utilización del Albergue de Jesús y María que temporalmente se está abriendo para personas sin hogar desde marzo del año pasado (excepto entre el 9 de junio y el 30 de octubre). Inicialmente, solo atendía las pernoctaciones, pero desde enero, también está abierto durante el día. Así, da respuesta al toque de queda a partir de las 23 horas y al temporal de frío y nieve.

En estos momentos, tiene atención las 24 horas y ofrece tres comidas y servicio de ducha y lavandería, un kit de higiene y mudas y ropa cuando se requiere. Para apoyar al personal contratado por el Ayuntamiento con la ampliación del horario, se cuenta con personal de xilema y voluntariado de DYA. Con 40 plazas, es utilizado por personas en situación de alta exclusión que presenta problemáticas de distinto tipo y no suelen hacer uso de los recursos municipales para personas sin hogar por voluntad propia.

La media de personas atendidas al día desde octubre se ha ido incrementando cada mes ya que fueron 10 los dos días de octubre que volvió a abrir, 25 en noviembre, 26 en diciembre, 36 en enero y de 34 hasta el 11 de febrero. Las 168 personas diferentes atendidas entre el 30 de octubre y el 11 de febrero proceden de 19 nacionalidades diferentes, siendo la mayoría españolas (61) seguidas de marroquís (45). Por sexos, 147 han sido hombres (87,5%) y 21 mujeres (12,5%). Los mayores porcentajes de edad son de 40 a 50 años (24%), 20 a 30 años (26%) y 50 a 60 años (21%).

337 denuncias a personas por infracciones COVID desde la última comisión

Por otra parte, desde la última Comisión COVID-19, entre el 31 de enero y el 11 de febrero, el Ayuntamiento de Pamplona, a través del Área de Seguridad Ciudadana, ha interpuesto 337 denuncias a persona por incumplimiento de las normas de seguridad sanitaria vinculadas a las COVID-19. La cifra es similar a la quincena anterior cuando fueron 342.

En este periodo temporal, dada la especial sensibilización de la población, el Área ha recibido numerosos avisos por posibles fiestas en pisos que en muchos de los casos han resultado negativos. Quienes estaban es esas viviendas tenían conocimiento de sus derechos y la simple presencia policial ha conllevado la solución de los problemas. Se cursaron 50 denuncias (16% del total).

Por tipo de denuncias, el botellón del barrio de la Txantrea que conllevó más de 30 sanciones ha hecho incrementar el porcentaje de denuncias en este tipo de infracción, que con 99 cursadas las dos últimas semanas representan el 31% del total. La quincena anterior sumaban el 8% de las sanciones. A continuación, se sitúa el no uso de mascarillas con 83 sanciones (26% del total) y el incumplimiento de horarios con 57 (18%). Por fumar sin distancia se han establecido 28 sanciones (9%).

Bajan las sanciones a establecimientos

Las cifras también señalan un ligero descenso de las denuncias a establecimientos. Ha habido 20 sanciones frente a las 30 del periodo anterior entre comisiones. De las 20, 15 fueron por incumplir reglas de higiene, 4 por no cumplir el horario de hostelería y 1 por incumplir aforo.

En los últimos quince días, desde la última reunión de la Comisión COVID-19, se han contabilizado 9 nuevos casos positivos diagnosticados en la plantilla municipal. En estos momentos, hay 11 trabajadores de baja por COVID-19, lo que supone en torno al 0,6% de la plantilla del Ayuntamiento y sus organismos autónomos. El total de personas con casos confirmados en esta segunda oleada desde inicios de septiembre es de 106 (un 5,9% del total del personal municipal).

¿Te ha sido útil esta página?