La Escuela Infantil Goiz Eder culmina la segunda fase de las obras de adaptación de sus aulas y talleres interiores y las mejoras de accesibilidad en los espacios exteriores

La Escuela Infantil Goiz Eder culmina la segunda fase de las obras de adaptación de sus aulas y talleres interiores y las mejoras de accesibilidad en los espacios exteriores
En esta fase se ha actuado en los módulos de medianos y mayores y en los patios exteriores para potenciar la seguridad y el bienestar de los menores
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

 

 

La Comisión de Asuntos Ciudadanos del Ayuntamiento de Pamplona ha visitado esta mañana la Escuela Infantil Goiz Eder. Desde el mes de julio se han acometido las obras de la segunda fase de la reforma del centro, que continúan los trabajos llevados a cabo el año pasado, de cara a la mejora tanto de espacios interiores, con nuevas dependencias, ventilación, mobiliario…, como de espacios exteriores, con mayor accesibilidad, así como la recuperación del espacio central en torno al árbol. Todo ello, en beneficio de la seguridad y el bienestar de los menores.

Los trabajos fueron adjudicados a la empresa Erki Construcciones Sostenibles S.L. por un importe de 297.717,14 euros. En esta segunda fase se busca adaptar los talleres de las aulas destinadas a medianos y mayores, tras haber actuado en agosto de 2020 en los espacios del módulo de lactantes – caminantes, que se reordenaron para generar dos dormitorios y acoger así a los menores de los dos modelos lingüísticos que se imparten en el centro. Esas obras de la primera fase contaron con un presupuesto de 48.275,35 euros. En la actualidad, la Escuela Infantil Goiz Eder imparte los modelos de euskera con inglés y castellano con inglés. Cuenta con 64 plazas para menores de 0 a 3 años en jornada completa y 32 en media jornada.

Al igual que esas obras de agosto del año pasado, la adaptación de los talleres de lactantes – caminantes se ha realizado mediante un tabique separador con puerta anti-atrapa dedos y la disposición de los lavabos tanto de alumnado como de profesorado. Se ha aprovechado también para colocar pavimento continuo de PVC en espacios como el aula de medianos y su comedor, que carecían de él, así como en los dormitorios. Se ha incorporado, asimismo, el mobiliario necesario para la transformación de esos espacios con muebles separadores entre aula y comedor que, aun siendo físicamente el mismo lugar, necesitan de diferenciación; y unas mesas para la ubicación de equipos tecnológicos para las educadoras.

Las obras han incluido mejoras en los techos de aulas y comedores, la motorización de todas las ventanas de los dormitorios y la sustitución de iluminación por equipamientos de tecnología LED mejores energéticamente. Para completar y uniformizar los trabajos con el resto de instalaciones de la escuela infantil, se han pintado las pareces de aquellas zonas en las que se ha actuado.

Actuaciones en el exterior del centro

Las actuaciones de mayor calado se han llevado a cabo en el exterior del centro. Se ha procedido a la adecuación de los laterales de las plataformas de salida de lactantes – caminantes, construyendo la parte inferior de los vuelos de las rampas y cerrando por completo esos laterales para evitar que los menores puedan entrar en esos espacios. Se han construido también las plataformas de salida de medianos y mayores, como réplica de las anteriores, en el lado oeste de la escuela. Asimismo, se sustituyen las carpinterías de acceso a dichas plataformas para conseguir un acceso con eliminación de barreras físicas.

Para la utilización óptima de los espacios exteriores por parte del alumnado, se han acometido varios cambios. Se ha procedido al cierre de los espacios perimetrales del edificio que vuelan sobre el pavimento de grava y que hasta ahora estaban cerrados con materiales como cajas de plástico, policarbonatos, palés de madera… También se han colocado bandejas de chapa perforada en la valla de cierre perimetral de la escuela para evitar riesgos de atrapamiento. Además, se han llevado a cabo cierres es espacios exteriores, como jardines o superficies duras, mediante un sistema de barrotes de un metro de altura y separados entre ellos por 14 centímetros.

Por último, se ha ejecutado una nueva cubierta en el patio exterior, que da continuidad a la existente. De esta forma se permite una discriminación de grupos en el espacio exterior debido al cierre parcial del mismo. La cubierta está perforada por 6 claraboyas de diferentes diámetros.

¿Te ha sido útil esta página?