El Ayuntamiento trabaja en un proyecto de reurbanización del paseo de Sarasate que genere un espacio accesible, abierto y permeable que comunique el centro y el Ensanche

El Ayuntamiento trabaja en un proyecto de reurbanización del paseo de Sarasate que genere un espacio accesible, abierto y permeable que comunique el centro y el Ensanche
El proyecto se basa en las tres propuestas seleccionadas en el Concurso de Ideas para la Transformación del paseo que se convocó en 2019
Plano

 

El Ayuntamiento de Pamplona continúa trabajando en el proyecto de reurbanización del paseo de Sarasate. Se trabaja con un concepto urbanístico para que la transformación prevista genere un espacio abierto y accesible, de comunicación y permeabilidad entre el Casco Antiguo y el Ensanche. En definitiva, un lugar de estancia para la ciudadanía que combine la tradición histórica de ese espacio con las mejoras de una reurbanización del siglo XXI, tal y como se ha informado esta mañana en la Comisión de Urbanismo.

Tres propuestas fueron seleccionadas en noviembre de 2019 en el Concurso de Ideas para la Transformación del Paseo de Sarasate. ‘Zapateando’ de Ramón Garitano, ‘ZIP’ de Luis Beriain Sanzol (Propuesta “ZIP”) y ‘Un paseo con tres plazas’ de Ulargui y Asociados Arquitectos S.L.P apostaban por la peatonalización y el traslado del tráfico a la parte más cercana al Ensanche, así como por revalorizar el Monumento a los Fueros y aumentar la conectividad del paseo con las distintas zonas y calles que lo rodean.

Tras el concurso el Ayuntamiento de Pamplona, dada la singularidad y la importancia del espacio, decidió desarrollar el proyecto de reurbanización con los Servicios Técnicos Municipales del Área de Proyectos y Obras, Movilidad y Sostenibilidad. Además, tras estudiar el ámbito y las calles adyacentes, Alhóndiga, Vínculo, García Castañón y Fernández Arenas, se ha ampliado a actuación hasta la calle Estella, generando una gran zona donde se priorizará su carácter peatonal.

La Mancomunidad de la Comarca de Pamplona renovará conjuntamente en la obra las redes existentes en las calles en las que se actúa. En el proceso de redacción del proyecto se está manteniendo colaboración y comunicación con diferentes servicios vinculados a distintas áreas municipales (Jardines, Alumbrado, Limpieza, Movilidad, Cultura o Seguridad Ciudadana), con la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona (Transporte Urbano y Taxis, Residuos e Infraestructuras), con empresas suministradoras y con otras instituciones como Gobierno de Navarra, Correos y ONCE para su análisis de accesibilidad.

Permeabilidad peatonal

Las líneas estratégicas con las que se trabaja en ese proyecto de reurbanización consideran necesario el mantenimiento de las alineaciones de los árboles de gran porte a ambos lados del paseo central, que dan continuidad y enlazan con la zona de Taconera, tal y como se ha producido históricamente. De esta forma, se refuerza el concepto de boulevard del paseo, manteniendo su andén central peatonal con parterres ajardinados bajo la alineación de los árboles. Esas alineaciones de arbolado están protegidas por el Catálogo Municipal.

Sin embargo, con la fisonomía actual y con sus calles adyacentes tal y como se presentan hoy día, el paseo carece de permeabilidad transversal peatonal, teniendo únicamente algunos espacios para atravesarlo de norte a sur, siendo además la vegetación de los parterres barreras visuales que no permiten la comprensión completa del espacio. La actuación en la que actualmente trabaja el Ayuntamiento de Pamplona y el personal técnico del área de Proyectos, Movilidad y Sostenibilidad tiene como objetivo poner en valor las cualidades de este espacio.

Tráfico a la zona sur del paseo

Las actuaciones llevadas en 2020 para ampliar el espacio peatonal derivadas de la pandemia de la COVID – 19 liberaron de tráfico el lado norte, el más cercano al Casco Antiguo, y se trasladaron al lado sur las paradas del transporte urbano y taxis, los contendores y las plazas de aparcamiento reservadas, tal y como habían planteado las tres propuestas ganadoras. El espacio de la calzada sur actual, también en una única cota, resuelve la movilidad rodada de la zona, según los usos necesarios y demandados por la ciudadanía. Se habilitan las paradas para las cuatro líneas de autobús que circulan y una parada de taxis. Se mantienen las tres baterías de contenedores existentes y las plazas de reserva para personas con movilidad reducida, Correos y Parlamento. Las calles del Segundo Ensanche a las que se extiende la actuación se establecen en plataforma única.

El espacio de calzada actual al norte resuelve la diferencia de cota con el andén central, mediante unas gradas-escaleras que se presentan como zonas de estancias informales, articulando la transición hasta el espacio multifunción libre para circulación peatonal y ciclista, o de vehículos de emergencia. Esa diferencia de cotas y la existencia de los parterres, necesarios para mantener el arbolado, por lo que se obliga a crear ese sistema de gradas en el lado norte. Se respeta una anchura para el tránsito peatonal en la zona próxima a fachadas que queda conformado como límite de la pavimentación del Casco Antiguo y se habilita un espacio de servicios para acomodar terrazas, aparcamiento de bicicletas, aseos y, esporádicamente, parterres que puedan ayudar a naturalizar el espacio urbano.

El área alrededor del Monumento a los Fueros queda liberada, dándole una mayor presencia y un mayor protagonismo, y reforzada por la nueva pavimentación. Igualmente, se dignifica y libera el entorno de la iglesia de San Nicolás, como punto de acceso principal al Casco Antiguo desde el paseo de Sarasate. Los materiales empleados en estas actuaciones se limitan a calcarenita en la acera norte del paseo, extendiendo así el tipo de material utilizado en la peatonalización del Casco Antiguo, granitos de color negro en las zonas anexas a los parterres y granito con las mismas tonalidades que el existente en la Plaza del Castillo para el resto de la actuación.

¿Te ha sido útil esta página?