El Ayuntamiento clausura oficialmente las cuatro escuelas-taller que han estado preparando futuros profesionales durante 24 meses en el Centro de Formación de Landaben

El Ayuntamiento clausura oficialmente las cuatro escuelas-taller que han estado preparando futuros profesionales durante 24 meses en el Centro de Formación de Landaben
60 chicos y 5 chicas, de entre 16 y 30 años, han participado en esta edición de un recurso formativo y de inserción laboral que cofinancia el SNE

Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

A primeras horas de esta tarde se han clausurado las cuatro escuelas-taller que, desde el 1 de octubre de 2019, se han desarrollado en el Centro de Formación para el Empleo que el Ayuntamiento de Pamplona tiene en Landaben. El acto de reconocimiento ha contado con la presencia de 27 alumnos y alumnas del conjunto de especialidades, un número menor que el del alumnado total porque una parte importante de las 56 personas que han obtenido el certificado de profesionalidad están ya trabajando en empresas. El índice de inserción en esta fecha de clausura es de más del 50% del alumnado y, en los próximos meses, se hará un seguimiento y apoyo a la inserción a quienes hoy reciben sus diplomas.

El acto ha estado presidido por el alcalde de Pamplona, Enrique Maya, la directora-gerente del Servicio Navarro de Empleo (SNE), Miriam Martón, y el director del Centro de Formación, Natxo Barberena y también han acudido otros miembros de la corporación municipal. Las escuelas-taller que se han clausurado suman 3.518 horas de formación teórico práctica en cuatro espacialidades: ‘Rehabilitación energética: Operaciones de Albañilería’, ‘Actividades auxiliares de Almacén y Piedra’, ‘Mantenimiento en servicios múltiples’ y ‘Montaje de muebles y transformación de la Madera’.

60 chicos y 5 chicas, de entre 16 y 30 años, han participado en esta edición de un recurso formativo y de inserción laboral apoyado por el Gobierno de Navarra a través del Servicio Navarro de Empleo y por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Un 41,5% del alumnado son personas migrantes y, del total de jóvenes, 56 han aprobado sus certificados de profesionalidad de Nivel 1 de forma completa y otros 9 han obtenido reconocimiento en diferentes módulos formativos.

Las escuelas-taller son una iniciativa de Formación para el Empleo que mantienen una etapa de orientación e inicio, remunerada con una beca, y un segundo periodo más práctico de obra social tutorizada, bajo contrato laboral. Al finalizar su alumnado obtiene los correspondientes certificados de acreditación profesional (dependiendo del contenido, Nivel 1 o Nivel 2) y otros certificados complementarios según la especialidad (carné de carretillero, prevención de riesgos laborales, igualdad de género, competencias digitales etc.). Estos conocimientos y acreditaciones les habilitan para el desarrollo de los oficios elegidos.

En esta edición tanto las direcciones, como los monitores y los alumnados, se han enfrentado a las situaciones anómalas propiciadas por la COVID-19, el confinamiento y las normas de seguridad sanitaria en general, que han requerido tanto la puesta en práctica de planes de prevención, como modificaciones en el desarrollo de los contenidos. Además, en esta etapa el Centro de Formación para el Empleo de Landaben ha realizado un proceso de formación interna de cara a cumplimiento de la norma de calidad ISO-9001, como centro de referencia en el sector.

1.570 horas de prácticas en beneficio de la ciudad

Del total de 3.518 horas de formación, 1.570 han sido de ‘Obra social’. Entre los trabajos que ha realizado el alumnado a lo largo del tiempo se ha hecho la reforma interior de cuatro pisos de San Pedro, el mantenimiento y conservación de la casamata del baluarte de Santiago (Ciudadela), reparaciones en el Cementerio y en el parque de Taconera, la colocación de suelo de madera laminada en el centro de jubilados San Juan Bosco, la producción de mobiliario para el Ayuntamiento o, el recientemente estrenado, cenador de las huertas urbanas de Etxabakoitz.

Además, en los primeros momentos de la pandemia las escuelas-taller ayudaron a reforzar las medidas de prevención realizando mamparas de separación entre las mesas, tanto para los servicios presenciales, como para la posterior vuelta a la normalidad de la plantilla municipal.

Dado que el alumnado ha estado cobrando el 75% del Salario Mínimo Interprofesional durante los últimos 18 meses de curso, esta es una forma de que la ciudad reciba como contraprestación obras e instalaciones de distinta envergadura los que supone, en muchos casos, un ahorro de más de 70% del coste que le hubiera supuesto a la ciudad ejecutarlas mediante empresas externas. Por su parte el alumnado adquiere destrezas sobre sus oficios en escenarios de trabajo real.

La parte práctica de cada curso ha estado respaldada por 800 horas de contenidos teóricos de la especialidad, 150 horas de formación básica de refuerzo y otras 250 horas de formación complementaria.

 

¿Te ha sido útil esta página?