El albergue de Jesús y María abre como centro para acoger a personas sin hogar

El albergue de Jesús y María abre como centro para acoger a personas sin hogar
El Ayuntamiento de Pamplona pone en marcha este recurso, con capacidad para 40 personas, para atender a la población más vulnerable
Albergue Jesús María

 

El Ayuntamiento de Pamplona ha abierto el albergue de Jesús y María, en la calle Compañía, como centro de acogida a personas sin hogar. Se trata de un nuevo recurso que el Consistorio pone en marcha como servicio a la población más vulnerable, ante las consecuencias derivadas de la aplicación del Estado de Alarma por la crisis sanitaria del coronavirus.
 

El albergue de Jesús y María funciona habitualmente como albergue turístico o peregrinos que realizan el Camino de Santiago. Desde hoy martes, y con carácter temporal, acogerá a personas que de forma permanente viven en la calle y pernoctan en espacios públicos (cajeros, puentes, edificios abandonados…). Esta población forma el colectivo de personas de alta exclusión y presenta problemáticas de distinto tipo. No suelen hacer uso del Centro Municipal de personas sin Hogar por propia voluntad, pero en estos momentos deben estar recogidas de cara a cumplir las limitaciones de deambular por la calle y las medidas para la evitar la propagación del virus.
 

Este nuevo recurso garantiza el acompañamiento socioeducativo de estas personas 24 horas al día los 7 días de la semana, hasta que dure el Estado de Alarma o las medidas de limitación de deambular por la calle. El albergue puede alojar a una media de 40 personas, cifra que se puede ampliar según la situación de necesidad.
 

La gestión del centro, al igual que la del de Trinitarios, la lleva a cabo Xilema, entidad social con amplia experiencia en alta exclusión. En la actualidad el Centro de Atención a Personas sin Hogar ubicado en Trinitarios se encuentra con plena ocupación, sin capacidad para acoger a más gente.
 

Doce profesionales

El Ayuntamiento de Pamplona ha contratado a un equipo socioeducativo de 12 profesionales para cubrir turnos de mañana, tarde, noche y fin de semana, prestar la atención a estas personas y manejar las situaciones que puedan derivarse de la convivencia. Este equipo estará apoyado por los educadores y educadoras del Centro de Personas sin Hogar de Pamplona, que supervisarán también las necesidades del albergue y de sus residentes.
 

Desde la semana pasada el Ayuntamiento ha trabajado a contrarreloj para poder abrir este servicio. Para ello, el Consistorio ha tenido que comprar el material necesario para su adecuada utilización y ha realizado los trámites administrativos oportunos y la consiguiente gestión de personal.
 

Este nuevo centro se concibe como un recurso residencial, que incluye desayuno, comida y cena. El catering será servido por el programa de inserción sociolaboral de Xilema, la empresa ‘Mama nos da de comer’ y la lavandería de la ropa de cama será gestionada por centros de inserción social. En ningún caso, este centro está destinado a familias, al no ser un recurso idóneo para alojar a menores ni a personas que puedan tener diagnósticos positivos, que precisan otro tipo de cuidados. El servicio de limpieza del albergue lo va a prestar personal municipal, en concreto, dos personas contratadas a jornada completa de ocho horas, de lunes a domingo.

¿Te ha sido útil esta página?