El 2 de marzo se pondrá en marcha la nueva Unidad de Barrio de Lezkairu en el antiguo colegio José Vila, que también atenderá a vecinos de Santa María la Real

El 2 de marzo se pondrá en marcha la nueva Unidad de Barrio de Lezkairu en el antiguo colegio José Vila, que también atenderá a vecinos de Santa María la Real
El 17 de febrero abrirá la Unidad de Barrio de Milagrosa y el 24 la Unidad de Barrio de San Juan, tras las reformas realizadas en sus instalaciones

El Ayuntamiento de Pamplona abrirá el próximo 2 de marzo la decimotercera unidad de barrio de la ciudad. Será la Unidad de Barrio de Lezkairu y estará ubicada en el antiguo José Vila. Ofrecerá los cuatro programas de atención primaria habituales en todas las unidades de barrio y atenderá, además de a vecinos y vecinas de Lezkairu, al barrio de Santa María la Real. En este mes de febrero, abrirán también las unidades de barrio de Milagrosa y San Juan, los días 17 y 24, respectivamente, tras las obras realizadas en sus sedes.
 

La concejala delegada de Servicios Sociales, Acción Comunitaria y Deporte, María Caballero, y la directora de Servicios Sociales, Olivia Elizari, ha explicado en rueda de prensa la necesidad de esta nueva Unidad de Barrio de Lezkairu para mejorar la cobertura de recursos a disposición de la ciudadanía. Ambos barrios dependían hasta ahora de la UB Milagrosa, con lo que esto suponía de tiempos de espera debido a la gran cantidad de población que allí se atendía. Con esta apertura, se amplía la red de unidades de barrio, de las 12 actuales a 13, se da cobertura de servicios públicos a Lezkairu y se acercan también los servicios sociales a los vecinos y vecinas de Santa María la Real, con un perfil de personas de mayor edad, y con una sede más accesible que la de la UB Milagrosa (en la calle Río Irati).
 

Asimismo, el nuevo centro, y su radio de atención poblacional a Lezkairu y Santa María la Real, descongestionará la labor de la Unidad de Barrio de Milagrosa, una de las que mayor número de atenciones ha estado realizando. De esta forma, se aligerará la atención a la ciudadanía, se dará una respuesta más ágil y se descentralizará la atención teniendo recursos en cada uno de barrios para favorecer la igualdad de oportunidades al margen del lugar donde se resida en Pamplona. La última unidad de barrio que se abrió en Pamplona fue hace casi una década. El 16 de diciembre de 2010 se puso en marcha la Unidad de Barrio de Buztintxuri.
 

Seis contrataciones para atender la nueva unidad de barrio
 

Para la atención y el trabajo en la nueva Unidad de Barrio de Lezkairu, el Ayuntamiento de Pamplona va a contratar a seis personas con diferentes perfiles profesionales (personal administrativo, personal técnico de integración social, trabajadores o trabajadoras sociales). La inversión para la contratación de ese personal asciende a casi 220.000 euros, que serán financiados en un 50% por el Gobierno de Navarra a través del decreto foral de financiación de los servicios sociales de base.
 

La adecuación del espacio en el que se ubicará la nueva Unidad de Barrio de Lezkairu la llevaron a cabo diferentes tajos del Empleo Social Protegido del propio Ayuntamiento. Los trabajos se llevaron a cabo hace ya unos meses, ya que desde el pasado octubre esas mismas dependencias han acogido, de forma provisional, la Unidad de Barrio de Milagrosa, hasta que han acabado las obras de reforma de su sede en la calle Río Irati. El acondicionamiento del espacio, que hasta entonces ocupaba la Escuela de Arte Catalina de Oscáriz en el antiguo José Vila, supuso un gasto de 20.000 euros. En esa obra se generaron once despachos individuales para atender a las personas usuaria, así como otras estancias de recepción y reunión.
 

Modernización de las unidades de barrio
 

Las unidades de barrio se conciben como un servicio público de atención a la ciudadanía, de carácter universal, que supone la puerta de entrada al sistema de protección municipal. Incluyen cuatro programas de atención primaria: acogida y orientación social; la promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia; incorporación social; y atención a la infancia y familia.
 

El Ayuntamiento apuesta por priorizar el gasto en servicios sociales y por la modernización de las unidades de barrio, tanto en conceptos de metodología de atención como en la adecuación de las instalaciones municipales. El nuevo modelo de atención mejorar y agilizar el servicio a la ciudadanía y favorece espacios de intervención grupal. Se persigue un modelo centrado en la persona, basado en la atención integral y holística, evitando modelos de naturaleza asistencial que fragmentan la demanda. La puesta en marcha de este modelo en varias de las unidades de barrio se va a evaluar de forma más global, recabando opiniones del personal municipal y de la propia ciudadanía usuaria.
 

En cuanto a la adecuación de las instalaciones, el próximo 17 de febrero abrirá la Unidad de Barrio de Milagrosa en su remodelada sede de la calle Río Irati 9 trasera y, una semana después, el 24 de febrero, la Unidad de Barrio de san Juan, en el edificio Txokoberri (avda. Bayona, 30). La inversión en la UB Milagrosa ha ascendido a 357.750,99 euros y ha incluido una nueva entrada adaptada a las necesidades de accesibilidad y la distribución de los espacios interiores, con nuevos despachos y salas de reuniones. En la UB San Juan, las obras, con un coste de 224.000 euros, han reformado y ampliado las instalaciones, que han ganado el espacio del porche vacío de la planta baja. En este caso, la contratación de las siete personas en situación de vulnerabilidad que han llevado a cabo esos trabajos se ha financiado con cargo a la convocatoria del Servicio Navarro de Empleo de Obras de Interés General.
 

El Ayuntamiento de Pamplona está trabajando también para reubicar la Unidad de Barrio del Casco Antiguo, actualmente situada en la calle Jarauta 43. Se quiere buscar un lugar más céntrico y accesible del barrio y aprovechar ese traslado para acondicionar las dependencias de lo que sería la nueva sede.

Videos

¿Te ha sido útil esta página?