Aprobado el proyecto de modificación de ordenanzas fiscales y normas reguladoras de precios públicos para 2023, que se debatirá en el Pleno del próximo octubre

Aprobado el proyecto de modificación de ordenanzas fiscales y normas reguladoras de precios públicos para 2023, que se debatirá en el Pleno del próximo octubre
Se incluye la reducción de un 20% en las tarjetas de residente y actividad para la zona azul o la supresión de la exención de tasas para las terrazas
terraza


La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Pamplona ha aprobado esta mañana el proyecto de modificaciones de las ordenanzas fiscales y normas reguladoras de precio públicos para el año 2023. El criterio general es de la congelación de las tarifas para el año que viene, con novedades en aspectos relacionados con la zona azul y las terrazas de hostelería. Para su entrada en vigor, el proyecto debe ser aprobado en Pleno. Su aprobación inicial se debatirá en la sesión prevista para la primera semana de octubre.

La modificación de ordenanzas fiscales y precios públicos para el próximo año incluye la reducción de un 20% de la tarifa por expedición de tarjetas de residente y de actividad para las zonas de estacionamiento regulado. Esa reducción de la recaudación se cuantifica en unos 472.000 euros, si se extrapolan los datos de 2022, año en el que se expidieron 1.115 tarjetas de actividad y 43.020 tarjetas de residentes

Para el año que viene, el Ayuntamiento de Pamplona quiere suprimir la exención de las tasas de ocupación de la vía pública para las terrazas de hostelería. Esa suspensión de tasas fue una medida tomada en los años 2020, 2021 y 2022 para paliar las consecuencias de la COVID-19 en el sector hostelero. La normalidad social y sanitaria del momento actual favorece la reversión de una medida con la que el Ayuntamiento podría volver a ingresar alrededor de 550.000 euros. 

Se consolida, asimismo, la gratuidad de las escuelas infantiles municipales de Pamplona, donde las personas usuarias seguirán pagando servicios como el comedor, pero no las tarifas de escolaridad. La propuesta de modificación del tipo de gravamen de la contribución es una actualización tendente a mantener el importe de la recaudación y la presión fiscal, en compensación a la reducción del valor catastral de la ciudad.

El proyecto incluye en su expediente la justificación para aprobar precios públicos por debajo de costes en servicios como el uso de instalaciones deportivas, la utilización de locales e instalaciones escolares municipales, la presentación de servicios para personas mayores o los precios por matrículas en Catalina de Oscáriz y Joaquín Maya, entre otros. La Ley Foral de Haciendas Locales de Navarra señala que “el importe de los precios públicos deberá cubrir como mínimo el coste del servicio prestado o de la actividad realizada”. No obstante, “cuando existan razones sociales, benéficas, culturales o de interés público que así lo aconsejen, la entidad podrá fijar precios públicos por debajo del límite previsto en el apartado anterior”.
 

¿Te ha sido útil esta página?