CONSULTA PÚBLICA PREVIA A LA MODIFICACIÓN DE LA ORDENANZA REGULADORA DE LAS AYUDAS MUNICIPALES A LA REHABILITACIÓN DE EDIFICIOS

CONSULTA PÚBLICA PREVIA A LA MODIFICACIÓN DE LA ORDENANZA REGULADORA DE LAS AYUDAS MUNICIPALES A LA REHABILITACIÓN DE EDIFICIOS
Estado
En trámite

De conformidad con lo previsto en el artículo 133 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, en relación con el artículo 26 de la Ley 50/1997, de 27 de noviembre, del Gobierno, con el objetivo de mejorar la participación de los ciudadanos en el procedimiento de elaboración de normas, con carácter previo a la elaboración del proyecto de reglamento, se sustanciará una consulta pública, a través del portal web de la Administración competente, en la que se recabará la opinión de los sujetos y de las organizaciones más representativas potencialmente afectadas por la futura norma acerca de:

-Los problemas que se pretenden solucionar con la iniciativa

-La necesidad y oportunidad de su aprobación

-Los objetivos de la norma

-Las posibles soluciones alternativas regulatorias y no regulatorias

La ciudadanía, organizaciones y asociaciones que así lo consideren, pueden hacer llegar sus opiniones sobre los aspectos planteados en este cuestionario, hasta el día 31 de enero de 2022 a través del siguiente buzón de correo electrónico: orve@pamplona.es

PROBLEMAS QUE SE PRETENDEN SOLUCIONAR CON LA INICIATIVA

La actual Ordenanza reguladora de las ayudas municipales a la rehabilitación de edificios, en vigor desde 2007, tiene por objeto la regulación del régimen jurídico de aquellas ayudas otorgadas por el Ayuntamiento de Pamplona, a través de la Oficina de Rehabilitación de Viviendas, dirigidas a fomentar la realización de las actuaciones que se describen a continuación:

a) Actuaciones destinadas a fomentar la promoción de obras de rehabilitación y de renovación en edificios del Casco Antiguo de Pamplona

b) Actuaciones destinadas a fomentar la promoción de obras de rehabilitación en edificios del Primer y Segundo Ensanche de Pamplona.

c)Actuaciones destinadas a fomentar la mejora de la imagen urbana, concretadas en:

-Ayudas a la iluminación de edificios en el Casco Antiguo de la Pamplona.

-Ayudas a la restauración de fachadas en el ámbito de toda la ciudad.

d)Actuaciones destinadas a fomentar la promoción y construcción de aparcamientos en el Casco Antiguo de Pamplona.

Así, actuaciones de rehabilitación y renovación de edificios fuera de Casco Antiguo y Primer y Segundo Ensanches quedan fuera del ámbito de aplicación de esta Ordenanza.

Los instrumentos de colaboración económica fuera de estos ámbitos, tendentes a fomentar intervenciones en materia de accesibilidad, eficiencia energética y rehabilitación en general han tenido distintas fórmulas de concreción, como son los convenios de colaboración con comunidades de propietarios, entre otros, fruto del Acuerdo de Pleno de 16 de septiembre de 2011 por el que se aprobó la realización de Planes de Revitalización Urbana en diferentes zonas de la ciudad por considerarse socialmente degradadas

En este momento, y dado el progresivo envejecimiento del parque de viviendas de la ciudad, con barrios surgidos a finales de la década de los 50, 60 y 70 del siglo pasado (Txantrea, Echavacoiz, Milagrosa, Rochapea, San Jorge....) se plantea la posibilidad de ampliar el ámbito de aplicación de la ordenanza a todo el término municipal.  

Todo ello, unido a la entrada en vigor de la nueva Ley de Vivienda aprobada por el Parlamento Foral, con cambios sustanciales en materia de rehabilitación, la aprobación por el Gobierno del Estado del Real Decreto 853/2021, de 5 de octubre, por el que se regulan los programas de ayuda en materia de rehabilitación residencial y vivienda social del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia para el periodo 2021-2026, así como la antigüedad de la actual ordenanza, hacen necesaria la modificación de la Ordenanza Reguladora de las ayudas municipales a la Rehabilitación de Viviendas, de tal modo que recoja todas aquellas cuestiones y materias susceptibles de subvención, incluyendo entre ellas actuaciones vinculadas a la mejora de la eficiencia energética que no se contemplan en la actual ordenanza, como la implantación de sistemas de captación solar u otros que ayuden a reducir la huella de carbono.

Por otra parte, parece necesario extender las ayudas a actuaciones relacionadas con la digitalización de las viviendas, así como para su adaptación a las exigencias derivadas de la aprobación de nuevas normativas en materia de aislamiento, eficiencia energética, accesibilidad e instalaciones, vinculadas con la exigencia del cumplimiento de los objetivos planteados en el “Plan de Acción para la implementación de la agenda 2030 para el desarrollo sostenible”.

La ampliación de las ayudas al resto de la ciudad se pretende que se aplique de manera preferente a ámbitos que cuenten con un Proyecto de Intervención Global (PIG) delimitado y aprobado, de tal modo que dichas ayudas se canalicen de una manera adecuada a aquellos ámbitos que necesiten realmente una actuación global e integral, que pueda cumplir con objetivos de mejora del entorno urbano en el que se sitúan, abarcando si es necesario a actuaciones complementarias de reurbanización de su entorno, lo que a la larga beneficiará tanto a los directamente beneficiados por las ayudas como al resto de la ciudad, por la mejora de la imagen urbana que supondrá su ejecución.

Finalmente, se ha demostrado con el paso del tiempo que ayudas contempladas en la Ordenanza, ya no tienen sentido en la situación actual (iluminación de edificios, restauración de fachadas), en la que se trata de fomentar la rehabilitación integral de edificios con el fin de adaptarlos a las nuevas exigencias normativas en materia de aislamiento térmico, accesibilidad, digitalización, eficiencia energética, etc.

NECESIDAD Y OPORTUNIDAD DE SU APROBACIÓN

La Ley 39/2015, de 1 de octubre, del procedimiento administrativo común de las administraciones públicas y la Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público, además de fortalecer la participación de los ciudadanos en la elaboración de las normas, impone, dentro del proceso de elaboración normativa, la evaluación ex post de las normas, imponiendo la obligación de valoración periódica a fin de comprobar el cumplimiento de los objetivos perseguidos y la adecuación a los objetivos actuales.

Después de casi 15 años desde la aprobación de la Ordenanza reguladora de las ayudas municipales a la rehabilitación de edificios, las modificaciones normativas habidas, tanto a nivel foral, como estatal, como europeo, hacen necesaria una nueva regulación que, adaptándose a esas nuevas circunstancias y necesidades, de una respuesta eficaz y eficiente a la demanda del momento actual. Es obligación de la Administración la evaluación y revisión de las normas en vigor en aras a su adaptación a los principios de buena regulación.

OBJETIVOS DE LA ORDENANZA

Actualizar la Ordenanza existente, adaptando la misma a los cambios legislativos, ampliando el ámbito de aplicación de la misma a aquellos entornos de la ciudad que cuenten con Proyectos de Intervención Global delimitados y aprobados, y extendiendo las subvenciones a actuaciones en materia de mejora de instalaciones, digitalización y actuaciones en materia de eficiencia energética no contempladas en la actual ordenanza que ayuden a reducir la huella de carbono, y con el objetivo final de fomentar la rehabilitación integral de edificios, la disminución del consumo energético global, la mejora de la accesibilidad y la comunicación integral, y de la mejora del entorno urbano de la ciudad, que asimismo constituyen una parte fundamental de los objetivos planteados en el “Plan de Acción para la implementación de la agenda 2030 para el desarrollo sostenible”,.

POSIBLES SOLUCIONES ALTERNATIVAS, REGULATORIAS Y NO REGULATORIAS

La consecución de los objetivos propuestos exige la modificación de la Ordenanza.

Documentos adjuntos