Pamplona impulsará varios ejes ciclistas de la ciudad y la generación de más espacios peatonales en los barrios como alternativas de movilidad en la salida de la crisis sanitaria

Pamplona impulsará varios ejes ciclistas de la ciudad y la generación de más espacios peatonales en los barrios como alternativas de movilidad en la salida de la crisis sanitaria
El Ayuntamiento va a poner en marcha una campaña para fomentar el uso de la bicicleta o el hábito de ir andando en los desplazamientos por la ciudad
Image
Image

Peatonalizar el paseo de Sarasate y liberar de tráfico su vial más cercano al Casco Antiguo, potenciar nuevos ejes ciclistas por Yanguas y Miranda y una ‘nueva’ avenida del Ejército o ejecutar de forma provisional acciones de los proyectos de corredores sostenibles de Labrit, Txantrea y San Jorge o de reurbanizaciones como Manuel de Falla en Milagrosa son algunas de las propuestas que ha conocido la Junta de Movilidad esta mañana. El Ayuntamiento de Pamplona ha presentado una serie de medidas encaminadas a impulsar los ejes ciclistas y las ciclocalles, que conectan toda la ciudad a través de corredores sostenibles, y a ampliar espacios peatonales

Se trata así de ir adaptando la ciudad a las nuevas necesidades y a la nueva movilidad derivada de la pandemia de la Covid – 19. Son acciones que se quieren poner en marcha, de forma provisional y escalonada, de manera lo más inmediata posible y que, en la mayoría de los casos, no requieren una gran inversión. Esa provisionalidad quedará consolidada cuando se acometan las obras definitivas de proyectos como el del paseo de Sarasate o los corredores sostenibles de Labrit, Maria Auxiliadora (Txantrea) y Dr. Juaristi (San Jorge). Las medidas se basan en ocho líneas de actuación: nuevos ejes ciclistas de ejecución provisional, ciclocalles, refuerzo de señalización de itinerarios, incremento del espacio peatonal, nuevos aparcamientos seguros, más espacio en pasos peatonales, una campaña de comunicación de fomento del uso de la bici o de ir andando en los desplazamientos por la ciudad y, por último, la coordinación con otras administraciones, principalmente Gobierno de Navarra y municipios de la Comarca de Pamplona.

Para fomentar esa movilidad sostenible por la ciudad ahora que se reinician los desplazamientos, el Ayuntamiento de Pamplona va a iniciar una campaña para fomentar el uso de la bicicleta o el hábito de ir andando. El lema es claro y sencillo: “Ahora que volvemos a salir… No te encierres en el coche. Eres libre. Muévete en bici o caminando”. La campaña se visualizará en los mupis de la ciudad, en las redes sociales, y a través de publicidad online y cuñas de radio. Se enmarca dentro de la estrategia ‘Go Green Pamplona’, que engloba todas las actuaciones en materia de lucha contra el cambio climático desarrolladas por la ciudad y que irá definiendo las nuevas líneas de actuación para la próxima década, valorando los recursos necesarios para su ejecución, los indicadores y los medios para su seguimiento y control.

Paseo de Sarasate más peatonal

Una de las líneas de actuación está vinculada la generación de nuevos espacios peatonales en la ciudad para que se sigan ganando zonas de esparcimiento para viandantes en detrimento del vehículo privado. En la línea de los proyectos presentados para la remodelación del paseo de Sarasate, se va a eliminar la calzada norte, la más cercana el Casco Antiguo, en el entorno de San Nicolás, y se va a pasar el tráfico del transporte urbano y del resto de vehículos que por allí pueden circular de forma restringida a la calzada sur. De esta forma, todo el paseo de Sarasate quedará peatonal. Las modificaciones también afectarán a las calles García Castañón, Fernández Arenas, Alhóndiga o plaza del Vínculo, en las que se conseguirán también más espacios peatonales.

Igualmente, se va a ampliar en dos metros la acera sur de la calle Cortes de Navarra, donde se ubican las paradas del transporte urbano comercial, desde la calle Amaya hasta San Ignacio. Se utilizarán elementos prefabricados para redistribuir las paradas de las villavesas, para liberar el cruce con la peatonal de Carlos III, ocupado ahora en su parte central por marquesinas, y para seguir ganando espacios para viandantes. En la calla Amaya, por su parte, se estudiará a la vez que el carril bici de Labrit. Así, podría limitarse el acceso al tramo de calle comprendido entre la C/Arrieta y Baja Navarra a transporte público, ciclistas y vecinos, aumentando el espacio peatonal y ciclista y reduciendo el tráfico de paso que llega desde la cuesta de Labrit y atraviesa la calle.

Adelantar medidas de proyectos ya en marcha

En Milagrosa, siguiendo la línea de la propuesta de reurbanización de la calle Manuel de Falla, se prevé cortar al tráfico su cruce con la calle Río Urrobi. Se utilizarán elementos como jardineras y bancos, para conseguir así un amplio espacio peatonal para vecinos y vecinas e, incluso, para la instalación de terrazas. Esta propuesta se consolidará una vez que se realicen las obras ya proyectadas para esa zona.

Actuaciones parecidas se quieren realizar también en Txantrea y San Jorge, donde ya están licitadas las obras de peatonalización de las calles María Auxiliadora y Dr. Juaristi, respectivamente. En ese sentido, y teniendo en cuenta los proyectos ya aprobados, se van a adelantar aspectos de esas peatonalizaciones para ampliar las zonas peatonales de forma rápida. Se peatonalizará, calles como Maria Auxiliadora o Sanduzelai con jardineras, bancos y otros elementos. También se está trabajando en actuaciones parciales de ese estilo que se puedan llevar a cabo en Dr. Juaristi.

Labrit y conexión ciclista por Yanguas y Miranda

Otra de las principales apuestas será la creación de nuevos ejes ciclistas, para conectar los existentes, en unos casos, y para habilitar nuevas rutas, en otros. En una primera fase, se impulsará de forma provisional el eje sostenible de Labrit, cuyo anteproyecto fue presentado en a la Junta de Movilidad el pasado mes de febrero. Se prevé habilitar un carril-bici de doble sentido y segregado del tráfico, que se ubicará en la margen derecha subiendo desde la Txantrea al Casco Antiguo. Este carril quedará conectado, en la parte baja de la ciudad, con la pista-bici, también bidireccional, que transcurre paralela al río facilitando el acceso en bicicleta a la calle Marcelo Celayeta y uniendo así los barrios de Txantrea y Rochapea y la localidad de Ansoáin.

Por otra parte, el Ayuntamiento priorizará la creación de un carril bici en la avenida Yanguas y Miranda para posibilitar una conexión de varios ejes ciclables de la ciudad. Esta nueva infraestructura unirá el corredor sostenible de Labrit y el Paseo de Sarasate con los carriles bici de Abejeras y Milagrosa. De esta forma, esta avenida se convertirá en un punto fundamental de conexión de la red ciclistas de la ciudad, hasta ahora inconexa. Además, se prevé actuar también la avenida del Ejército, donde se creará un carril bici segregado y bidireccional en la acera más próxima a Baluarte, lo que supondrá la eliminación de un carril de circulación.

En un futuro, esta vía ciclista permitirá la conexión del centro de la ciudad con la avenida Barañáin y la calle Monasterio de la Oliva, en dos ramales diferenciados, a través de la avenida Bayona. El carril bici segregado y bidireccional proyectado para la avenida del Ejército se prolongará durante todo el recorrido, que superará los dos kilómetros. Este espacio para el ciclista se ubicará junto a la acera derecha (en dirección a Barañáin) y estará protegido de la calzada mediante separadores provisionales. Para conseguir el que será uno de los ejes ciclistas más largo de la ciudad, se eliminará un carril de circulación en aquellas vías con más de un carril para un mismo sentido de la marcha y se estrecharán en aquellas como Monasterio de la Oliva en la que hay uno para cada sentido. Además, en aquellas calles que cuentan en la actualidad con zonas de estacionamiento (avenida Bayona, Monasterio de Belate, Monasterio de la Oliva y avenida Barañáin) éstas se verán previsiblemente desplazadas hacia el centro de la calzada, de forma que el diseño final de la vía se reparta entre la acera, el carril bici, las plazas de aparcamiento y la calzada.

Los trabajos en estos ejes, y en los posteriores previstos, tendrán en un primer momento carácter temporal. Es por ello que no se prevé acometer grandes obras. Por el contrario, se recurrirá a actuaciones blandas, como la instalación de separadores, bolardos o barreras de hormigón u otros materiales que puedan ser retiradas en un momento dado, o a través de la delimitación de espacios con pintura. Sí se prevé alguna actuación mayor enfocada a mejorar la accesibilidad a las paradas de transporte urbano en algunos de los puntos, habilitando paradas avanzadas mediante plataformas de hormigón.

Hasta Landaben

A estos grandes ejes se les unirán, en caso de aportarse fondos mediante modificación presupuestaria, otras conexiones a lo largo de la toda la ciudad que irán hasta el polígono de Landaben, de forma que se pueda facilitar el acceso a las empresas asentadas en este lugar. En este sentido, se unificarán los carriles bici existentes en la avenida Barañáin y en la avenida San Jorge, con una nueva conexión para llegar hasta el polígono.

Con el objetivo de crear todo un entramado ciclista por la ciudad, se buscará unir las infraestructuras existentes, en muchos casos inconexas. Es por ello que, en una tercera y cuarta etapa, y siempre conforme al Plan de Ciclabilidad de Pamplona, los esfuerzos se centrarán en unir los ejes de Trinitarios y la avenida de Guipúzcoa, enlazar el carril bici de Monjardín con el resto del entramado ciclable, al igual que la avenida Sancho el Fuerte, y crear conexiones con espacios como la Universidad Pública de Navarra y la UNED, que acaparan un gran número de ciclistas en sus entornos. También se prevé dar soluciones para continuar el carril bici a lo largo de la avenida de Navarra y, tal y como se anunció hace unos meses, el cierre al tráfico de la calle Irunlarrea en la zona hospitalaria, reservándola para quienes se dirija al Complejo Hospitalario, y dando prioridad al peatón y al ciclista.

Para completar esta nueva red ciclable, el Ayuntamiento prevé actuaciones menores en otras calles de la ciudad. En este caso, no se trata de crear nuevos carriles bici segregados sino de habilitar ciclocalles, es decir, calles aptas para la bici, en convivencia con los vehículos de motor. En estos casos, la delimitación se hará con pintura. Se pintará un carril en mitad de la calzada de tal manera que quede claro que el ciclista puede circular por ese espacio. Entre los lugares que pasarán a convertirse en ciclocalles destacan varias vías del II Ensanche, como Arrieta, Tafalla, Leyre y San Fermín; así como las calles Aibar y Arguedas, vinculadas al corredor sostenible de María Auxiliadora de la Txantrea.

A todo ello se suman las labores para reforzar la señalización de los itinerarios ciclistas ya existentes que recorren zonas peatonales, de forma que queda clara y visible la convivencia de ciclistas y peatones. Estas medidas se adoptarán en el puente sobre el río Arga a la entrada de San Jorge en la avenida Navarra, así como en la cuesta de Beloso y en el parque de la Media Luna.

Más aparcabicis

El pasado 24 de enero, el Ayuntamiento puso en marcha la nueva de Red de Aparcamientos Públicos para Bicicletas, cubiertos, videovigilados y con control de acceso. La iniciativa arrancó con tres lugares de estacionamiento repartidos por la ciudad, con 50 plazas cada uno de ellos. En concreto, estos aparcamientos se encuentran junto a la Plaza de Toros, junto a la calle Arrieta; en la zona de Complejo Hospitalario de Navarra; y en la plaza Arriurdiñeta de la Txantrea, junto a la biblioteca pública.

Ahora se plantea ampliar la red con tres ubicaciones más, que se pondrán en marcha próximamente. Estos nuevos aparcabicis se instalarán junto al a Biblioteca General de Navarra; en Yanguas y Miranda en el entorno de la Estación de Autobuses; y en la Plaza Félix Huarte, del barrio de Iturrama.

Tanto los aparcamientos ya activos como estos tres que se están proyectando buscan dar garantías de seguridad a los usuarios durante su traslado en bicicleta por la ciudad. Y, aunque estarán abiertos las 24 horas del día los siete días de la semana, están concebidos como parkings rotatorios y no como espacios de aparcamiento para largos periodos de tiempo. Por ello, para permitir el uso rotatorio de las plazas, se ha establecido un sistema de pago en torno a una tarifa mensual básica de 2 euros, que da acceso a cualquiera de los parkings habilitados durante fracciones de tiempo de hasta 48 horas seguidas. A partir de esas horas, si la bicicleta no ha sido retirada, la persona usuaria deberá asumir un coste adicional de 50 céntimos la hora.

Para el actual aparcamiento de la Txantrea, sin embargo, se está estudiando complementar este sistema de rotación con la reserva de un espacio como parking vecinal. El Consistorio está trabajando en la fórmula administrativa más adecuada para dar respuesta a esta demanda vecinal, ya que en este caso la limitación a 48 horas quedaría anulada.

Otras acciones

El Ayuntamiento de Pamplona continúa también con la planificación para adecuar los pasos peatonales de la ciudad a la Ordenanza municipal de Movilidad. En los próximos días se va a iniciar una prueba piloto en cuatro pasos de peatones de la calle Bergamín ampliando el espacio en sus cabeceras para favorecer el distanciamiento social y para aumentar la seguridad y visibilidad de quienes lo van a cruzar.

Hace dos meses, el Ayuntamiento de Pamplona presentó varios modelos urbanos que se van a implantar en la ciudad con el fin, también, de incrementar la calidad urbana de las vías. Se trata de convertir el espacio anterior a los pasos de peatones en zonas verdes o en zonas de descanso, creando nuevos lugares de estancia y de relación para los vecinos y vecinas de los barrios. Se colocarían en esos espacios aparcamientos de bicis y motos, como ha ocurrido hasta ahora, pero también otras soluciones como mobiliario urbano, vallas, bancos, fuentes, pintura delimitadora sobre la calzada… Estas actuaciones dependen de una futura modificación presupuestaria para que se puedan acometer.

Asimismo, el Ayuntamiento está analizando los pasos peatonales regulados con pulsador que hay en la ciudad. Un trabajo que busca adecuarlos a la nueva situación y a la nueva movilidad, bien sea para anularlos y dejarlos únicamente con el conteo habitual de paso bien sea de regularlos de otra manera que favorezca la movilidad peatonal.

¿Te ha sido útil esta página?