Las casas de San Pedro reciben mobiliario de la escuela taller de Carpintería, gracias a las tareas forestales en monte Ezcaba

Las casas de San Pedro reciben mobiliario de la escuela taller de Carpintería, gracias a las tareas forestales en monte Ezcaba
Un proyecto de economía circular para familias en situación de emergencia que implica la coordinación de recursos del Ayuntamiento de Pamplona

El Ayuntamiento de Pamplona ha comenzado una iniciativa de colaboración entre diversos programas y áreas del Consistorio que se basa en el concepto de economía circular y se realiza de forma que se maximicen los recursos propios. El ciclo íntegro consiste en cambiar la madera de pino que se extrae de las parcelas públicas forestales de Ezcaba por madera de haya del Irati, un material que, tras pasar las Escuela Taller de Rehabilitación Energética en Madera, se convierte en mobiliario artesanal de calidad para los pisos de emergencia habitacionales de San Pedro (Rochapea), pisos que están recién rehabilitados y pendientes de amueblamiento.

Mesas para comer, mobiliario para salones u otros elementos necesarios para una vivienda habitual salen de las manos de los 17 alumnos de la escuela taller municipal. Reciben el centro de Formación de Landaben los tablones de haya de la Asociación Navarra de Empresarios de la Madera y, tras fabricar las piezas supervisados por sus monitores, ellos mismos trasladan el mobiliario a las viviendas que les indica el Área de Servicios Sociales, Acción Comunitaria y Deporte.

En este caso las viviendas están en las llamadas ‘Casas de San Pedro’. Son pisos de propiedad municipal pendientes de ocupación y recién rehabilitados conforme a los proyectos de intervención realizados por arquitectos y arquitectas municipales. Su destino es acoger personas que cumplen los requisitos de la Ordenanza Reguladora de acceso y utilización de viviendas municipales para situaciones de emergencia habitacional. Esos pisos, de propiedad municipal, de destinan a que las personas y familias en situación de emergencia social dispongan de un recurso habitacional digno mientras dura su situación y hasta poder disponer de una vivienda de forma autónoma o gracias a los recursos de otras instancias.

Esta iniciativa, a lo largo de su desarrollo, pone en valor la gestión forestal sostenible, el concepto de aprendizaje servicio que desde su creación tienen las escuelas taller municipales, y el apoyo a procesos de capacitación para el mundo laboral y para integración social normalizada.