El grupo de trabajo sobre el “botellón” celebra su segunda reunión valorando distintas propuestas para hacer frente a los problemas de convivencia

El grupo de trabajo sobre el “botellón” celebra su segunda reunión valorando distintas propuestas para hacer frente a los problemas de convivencia
Representantes de todos los grupos municipales se han sumado a un foro de reflexión en el que se dan cita vecindarios, hostelería, juventud e instituciones

El grupo de trabajo transversal que analiza los problemas de convivencia que produce el fenómeno del “botellón” en la ciudad y sus posibles soluciones se reúne abordando el debate sobre diversas ideas que se aportaron en la reunión inicial del pasado 15 de septiembre, con intervenciones por turnos de los distintos sectores afectados.

El alcalde de Pamplona, por el Ayuntamiento, y Joseba Asiain, director general de Presidencia y Gobierno Abierto, en representación de Gobierno de Navarra, presiden una sesión a la que se han unido representantes de los grupos municipales de la ciudad. El grupo cuenta también con la participación del presidente del Consejo de la Juventud de Navarra, Juan Gutiérrez; un representante de la Mesa de la Juventud de Pamplona; Julio Pérez, en representación de Convivir en los Viejo; Mª Asunción Zumelaga, en representación de los vecinos y vecinas de la zona de Yamaguchi; Joaquín Arbeloa y Roberto Recasens, del sector de la hostelería; el psicólogo Emilio Garrido; y el jefe de la Policía Municipal de Pamplona, Javier Goya.

La mesa valora los efectos de la nueva situación de flexibilización de los horarios y aforos, la habilitación de los consumos en barra en los locales de hostelería y la apertura de bajeras, “piperos” y peñas. Inicialmente estas medidas facilitan, por un lado, la entrada de consumidores a los interiores y una disminución de los botellones, pero por otro, la liberación de horarios contribuye a una mayor presencia de personas en la calle, con un Casco Antiguo muy transitado. El análisis recoge también lo relativo a la situación actual de salud mental del sector joven tras las medidas restrictivas impuestas por seguridad sanitaria.
Un enfoque desde diversos frentes
A lo largo de la reunión se aborda la diversificación del ocio juvenil en los distintos barrios de la ciudad mediante propuestas alternativas que sean interesantes para esa franja de edad, como el Ciber-ocio, o el diseño de centros de autogestión. También se analiza la posibilidad de realizar campañas de concienciación ciudadana centradas sobre todo en jóvenes para concienciar sobre ocio responsable en esa franja de edad; un mensaje que se podría aproximar específicamente a institutos, centros formación profesional y campus universitarios. La mesa reflexiona sobre la cooperación con la hostelería con iniciativas como señalizar establecimientos bajo el sello “Ocio tranquilo”.
En paralelo, hay propuestas para examinar legislación vigente e introducir en la regulación medidas que prohíban la venta de alcohol en locales y gasolineras a partir de unas horas determinadas. En relación al cumplimiento efectivo de la normativa, de forma especialmente estricta zonas con saturación, se recuerda la necesidad de mantener puertas y ventanas cerradas, el control de la música, y del consumo de bebidas fuera de locales, además del efectivo cumplimiento de los horarios y del contenido real de las licencias de actividad.
Entre otras medidas alternativas, los reunidos debaten sobre la iluminación y posible puesta en funcionamiento de cámaras en zonas en las que se produzcan botellones de forma habitual y que coincidan con zonas con delincuencia o zonas “con miedo”; entre los ejemplos aportados: la vuelta del Castillo, Yamaguchi, Lago Mendillorri, etc. También se aborda la posible colocación de sensores de sonido y luces que se activen en momentos que se sobrepasen los límites acústicos marcados.

 

 

¿Te ha sido útil esta página?