El Cementerio de San José de Pamplona contará con un nuevo horno crematorio que permitirá atender la mayor demanda de incineraciones

El Cementerio de San José de Pamplona contará con un nuevo horno crematorio que permitirá atender la mayor demanda de incineraciones
La Junta de Gobierno Local ha aprobado la adjudicación de los trabajos que tendrán una inversión de 337.012 euros
cementerio

 

El Ayuntamiento de Pamplona va a sustituir uno de los dos hornos crematorios con los que cuenta el Cementerio municipal de San José para atender el mayor número de incineraciones que se está produciendo durante los últimos años. De esta manera se incrementará la eficacia de los hornos aumentando la productividad y el uso para cubrir las necesidades diarias, que han pasado de 1.786 cremaciones en 2014 a 2.401 el año pasado (aumento del 24%).

La Junta de Gobierno Local ha aprobado esta mañana la adjudicación del contrato de sustitución del horno, con una inversión municipal de 337.012 euros, a favor de Erki Construcción Sostenible, S.L. El plazo de ejecución de la obra es de cuatro meses, con lo que podría estar el horno operativo para el primer trimestre del año que viene.

El contrato incluye el suministro y la instalación de un nuevo horno crematorio y la obra civil necesaria en el exterior del edificio para albergar en un futuro la instalación de un sistema de depuración de gases para los dos hornos. También se contemplan los trabajos de impermeabilización de la cubierta de acceso desde el río.

El primer horno crematorio se instaló en 1997 y el segundo en 2003. El que será sustituido es el más antiguo de los dos. El aumento de cremaciones ha ido en aumento cada año. En 2014 fueron 1.786, representando el 70%; al año siguiente 1.888 (73%) y en 2016, 2.078 (77% del total). Ya en 2017 sumaron 2.033 (76%), en 2018 aumentaron a 2.171 (77%) y en 2019 alcanzaron las 2.161 (78%). El año pasado, se realizaron 2.401 incineraciones con un porcentaje sobre el total del 77%.

Siete cremaciones por jornada en el nuevo horno

Para la colocación del horno serán necesarias varias actuaciones en el edificio, como el desmontaje de la actual cubierta y la posterior apertura de un hueco en el forjado, a través del que será introducido el nuevo horno crematorio. Posteriormente, se ejecutará una cubierta desmontable a base de estructura metálica y panel ‘sándwich’ que permitirá las labores de mantenimiento futuras. A su vez se va a modificar la instalación de gas del edificio al ser mayor su potencia de incineración.

Se prevé colocar un horno para la cremación rápida y eficaz, en condiciones de máxima higiene, con una capacidad nominal de trabajo que se establece en siete cremaciones por jornada de trabajo de 12 horas. El horno en sí tiene forma de paralelepípedo, de base rectangular, con envolvente exterior de acero inoxidable o lacado desmontable y está diseñado para poder transportarlo en una sola pieza, reduciendo así el tiempo de montaje en obra. La introducción del féretro y la extracción de las cenizas de la cremación se realizan de manera sencilla y eficaz evitando manipulaciones laboriosas por parte del personal operario. La boca de introducción será de mayor tamaño que la anterior, lo que permitirá la cremación de ataúdes de mayor dimensión que el estándar.

¿Te ha sido útil esta página?