El Ayuntamiento estudia realizar reparaciones en el puente de Oblatas tras 25 años de su puesta en servicio

El Ayuntamiento estudia realizar reparaciones en el puente de Oblatas tras 25 años de su puesta en servicio
La corrosión en algunas partes metálicas de esta infraestructura aconseja una actuación de mantenimiento
Puente de Oblatas


El Ayuntamiento de Pamplona está estudiando la necesidad de realizar reparaciones puntuales en el puente de Oblatas, que lleva 25 años en servicio, desde su apertura al tráfico rodado en 1997. Los trabajos se centrarán, principalmente, en el tratamiento de la corrosión detectada en determinadas partes metálicas de la infraestructura. 

El puente de Oblatas es una estructura de hormigón apoyada en dos estribos, también de hormigón. Un arco de quince metros de altura del que parten unos tirantes metálicos (péndolas) sujeta el tablero, que cuenta con dos pasarelas peatonales en los laterales, en voladizo, soportadas por unas estructuras metálicas. Éstas se insertan en dos vigas laterales de hormigón. 

El visible proceso de corrosión de estas estructuras metálicas se debe a la constante caída de agua sobre ellas desde el pavimento peatonal y los propios drenajes en superficie. En general, la corrosión detectada es de escasa importancia y se trata más de un problema estético que funcional. No obstante, es algo más acentuada en las proximidades de los dos estribos. También se ha detectado una entrada inconveniente de agua procedente de la calzada superior hacia la estructura de hormigón del tablero. Aunque este hecho no afecta, en general, a estructuras de hormigón, las condiciones constantes de humedad creadas pueden producir daños a muy largo plazo, como la pérdida de recubrimientos que dejen al descubierto las armaduras de acero.

Este proceso sí se aprecia, en una fase muy inicial, en las vigas laterales mencionadas, en las que son visibles pequeños tramos de la armadura de acero, que ha perdido el recubrimiento de hormigón. 

Para evitar la entrada de agua sobre el tablero de hormigón, es necesario renovar las juntas en calzada, particularmente las existentes en los extremos (sobre los estribos).

Por el mismo motivo, se estudiará la sustitución del actual pavimento en los pasos peatonales de listos de madera por otro impermeable, reconduciendo los drenajes de manera que el agua pluvial no alcance la estructura metálica.

Para la realización de estos trabajos de mantenimiento, se estudiará con particular detalle el sistema de andamios para evitar la caída de restos inadecuados al río Arga. 

¿Te ha sido útil esta página?