El Ayuntamiento de Pamplona instalará desfibriladores en catorce espacios deportivos municipales

El Ayuntamiento de Pamplona instalará desfibriladores en catorce espacios deportivos municipales
Colocará 14 aparatos desde junio para la prevención de la muerte súbita cardiaca

El Ayuntamiento de Pamplona inicia este mes de junio la instalación de desfibriladores en catorce espacios deportivos municipales. En total, desde junio se colocarán 14 aparatos para la prevención de la muerte súbita cardiaca y formará a personal para su uso. Se trata de una iniciativa que forma parte del proyecto ‘Deporte Pamplonés Cardioprotegido - Kirolean Bihotza Babestuta’, con el que se persigue que todas las instalaciones deportivas municipales con control de acceso cuenten con un desfibrilador semiautomático externo, aunque su disposición no sea obligatoria por ley en todas ellas.

En concreto, se instalarán desfibriladores en los siguientes edificios: en los polideportivos municipales de Arrosadía, Azpilagaña, Ermitagaña, Ezkaba, José Mª Iribarren, Mendillorri (incluyendo Trinquete), San Jorge y Rochapea (incluyendo su campo de fútbol anexo); en los campos de fútbol municipales de Lezkairu y San Jorge; en el Frontón Labrit; en el centro municipal de piragüismo Molino de Caparroso; y en los complejos deportivos municipales de Aranzadi y San Jorge (Aquavox). En la actualidad, ya dispone de desfibrilador el centro deportivo municipal de San Agustín (Aquavox).

La implantación de los desfibriladores semiautomáticos externos en las instalaciones deportivas con aforo autorizado superior a 500 personas es una obligación impuesta por el reciente Decreto Foral 6/2019, de 30 de enero, por el que se regula la instalación de desfibriladores externos automatizados y la formación para su uso. Esta obligación no afecta a todas las instalaciones municipales, pero el Ayuntamiento ha considerado oportuna su extensión y generalización a todas ellas para homogeneizar la presencia de estos dispositivos que pueden salvar vidas en todas las instalaciones y ampliar así además a todos los barrios de Pamplona la cobertura de cardioprotección. Asimismo, se han tenido en cuenta los programas deportivos municipales orientados a la prevención y el tratamiento de enfermedades que ya se realizan y se prevén extender progresivamente, que ahora verán mejoradas sus prestaciones y calidad con la presencia de estos dispositivos y gente formada para su uso. 

El Ayuntamiento de Pamplona destinará alrededor de 10.000 euros para la instalación de los desfibriladores, su mantenimiento, la formación de personal para su uso, y la señalética interior y exterior durante este año 2019. Para su implantación a lo largo de un año se ha contratado a la empresa IDM Medical.

Estos desfibriladores se suman a los ya instalados en la Casa Consistorial y en los Civivox del Ensanche, Milagrosa y San Jorge, así como en otros cuatro repartidos en espacios dotacionales de Pamplona, en el Área de Seguridad Ciudadana y a los dos móviles colocados en vehículos de Policía Municipal.

La muerte súbita cardiaca provoca miles de defunciones al año y puede afectar a cualquier persona y de forma inesperada. Se trata de una patología muy superior a la muerte producidas en accidentes de tráfico. La primera hora desde la aparición de los síntomas viene precedida por la pérdida brusca de conciencia y se disponen de un máximo de 10 minutos para actuar e intentar salvar la vida de la persona, por lo que la instalación de desfibrilador en lugares accesibles es de gran importancia. Los aparatos pueden ser utilizados por cualquier persona, aunque no tenga los elementales conocimientos sanitarios.