El Ayuntamiento de Pamplona iniciará en septiembre las obras de rehabilitación del Baluarte de Parma y la zona de Corralillos

El Ayuntamiento de Pamplona iniciará en septiembre las obras de rehabilitación del Baluarte de Parma y la zona de Corralillos
La Junta de Gobierno Local lanza la licitación con un presupuesto inicial de 1.021.723 euros de los que el Estado aportará un 65%
imagen

 

En septiembre el Ayuntamiento de Pamplona iniciará la intervención en el Baluarte de Parma y la zona de Corralillos, un trabajo de rehabilitación sobre el patrimonio fortificado que cuando concluya, en 2022, cerrará el ciclo de recuperación del conjunto formado por la Ciudadela y las murallas de la ciudad. La Junta de Gobierno Local ha aprobado hoy el expediente de contratación de las obras que se realizarán en un plazo máximo de 10 meses por un importe de salida de 1.021.723 euros. La licitación se realiza por procedimiento abierto y próximamente se publicará en el Portal de Contratación de Navarra. El plazo de presentación de ofertas será de veinte días a partir de la fecha de publicación del anuncio.

Del presupuesto de salida, 1.021.723 euros, el Estado aportará un máximo de 664.120 euros a través del Ministerio de Transportes Movilidad y Agenda Urbana (programa de ayudas “1,5% Cultural”). El Ayuntamiento de Pamplona se hará cargo de la cantidad restante, 357.603 euros. El presupuesto estará dividido en dos anualidades.

La empresas o empresas adjudicatarias de estos trabajos ejecutarán el proyecto redactado por los arquitectos Marta y Miguel Monreal Vidal. Los trabajos a acometer son similares a los que se vienen haciendo en el resto de lienzos, paramentos u otros elementos defensivos del sistema fortificado de Pamplona, aunque por accesibilidad será necesario colocar diferentes tipos de andamiaje sobre el cauce del río. Habrá que realizar el desbroce, picado de juntas y el desmontaje y consolidación de las zonas afectadas estructuralmente; además de realizar la reposición material en donde sea preciso (como la reconstrucción completa de una esquina de la batería baja, la reconstrucción de cañoneras y la consolidación de los restos de una garita). Será necesario estudiar también el recalce de una parte de la cimentación del baluarte, además de la limpieza de todos los paramentos y la instalación de la Iluminación ornamental.

El contrato se adjudicará a la oferta con la mejor calidad-precio, de acuerdo con una distribución de puntos que otorgará 40 a la propuesta técnica, otros 40 a la económica, 10 a la introducción de criterios sociales en la oferta, cinco puntos a la disminución de los plazos de ejecución de la obra y otros 5 a criterios ambientales.

El Baluarte de Parma es único tramo de la muralla que falta para terminar la rehabilitación de los 5 km. de perímetro fortificado de la ciudad. Construido a partir del siglo XVI, se encuentra ubicado entre el Archivo Real y General de Navarra y el final del Paseo de Ronda del frente amurallado de Rochapea, frente el edificio de Educación de Gobierno de Navarra. Su restauración y todo el proceso vinculado a la recuperación de las fortificaciones se pueden enmarcar dentro del Plan estratégico de ciudad (Estrategia 2030). El Casco Antiguo y el recinto amurallado de la ciudad están calificados como “Conjunto histórico-artístico” desde abril de 1968 y las murallas están categorizadas como Bien de Interés Cultural (BIC).

¿Te ha sido útil esta página?