Pamplona Capital Mundial de la Pelota quiere convertirse en un proyecto transfronterizo y optar a los fondos europeos del programa Interreg-Poctefa

Pamplona Capital Mundial de la Pelota quiere convertirse en un proyecto transfronterizo y optar a los fondos europeos del programa Interreg-Poctefa
La Junta de Gobierno Local ha aprobado la presentación de la candidatura al programa europeo, con el objetivo de lograr 1,3 millones de financiación
Image
Image
Image

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Pamplona ha aprobado presentar el proyecto Pamplona Capital Mundial de la Pelota a la convocatoria de ayudas del programa transfronterizo de la Unión Europea Interreg-Poctefa. El Consistorio persigue, con esta decisión, dotar a la iniciativa de una proyección internacional y lograr financiación para su puesta en marcha. El proyecto cuenta, además de Pamplona como impulsor y socio líder, con la participación de los ayuntamientos de Huarte y Biarritz, la Federación Navarra de Pelota Vasca, el Comité Territorial Pays Basque de Pelote Basque y la Communauté d’Agglomération Pays Basque. 

El objetivo de esta iniciativa es proteger, promover y dar a conocer la pelota como patrimonio cultural y convertirlo en un factor clave para el desarrollo turístico de la región. La iniciativa, que se presentó el pasado mes de marzo a nivel foral, quiere ahora aunar también la importante tradición pelotazale del sur de Francia. Para ello, el programa europeo Interreg es el marco idóneo, ya que persigue la integración económica y social de la zona transfronteriza, mediante la cooperación de España, Francia y Andorra. El programa europeo cuenta con un presupuesto total de 227 millones para poner en marcha distintas iniciativas interregionales entre 2021 y 2027. Y es a esas ayudas a las que quiere optar Pamplona Capital Mundial de la Pelota, como una propuesta de turismo sostenible y desarrollo de la cultura.

Entre las acciones previstas dentro del marco de Pamplona Capital Mundial de la Pelota se encuentra, por ejemplo, inventariar y analizar todas las infraestructuras y recursos relacionados con la pelota tanto en Navarra como en Francia, dibujando un mapa de la situación actual de este deporte. Esto permitirá conocer cuántos frontones y equipamientos existen y su estado de conservación y uso, pero también servirá para identificar las distintas modalidades que se practican y dónde, y quiénes son los usuarios de estas infraestructuras. El diagnóstico elaborado será la base para crear una Red Transfronteriza de Pelota Vasca, en la que todos los agentes identificados puedan colaborar y cooperar para conservar este deporte y esta tradición y aumentar su proyección. 

Además, el proyecto prevé distintas propuestas para dinamizar este deporte y atraer a la población más joven. En concreto, se plantea la colaboración con centros educativos, para ahondar en este deporte y su tradición y evolución a lo largo de las décadas. También con escuelas deportivas, para impulsar modalidades poco practicadas. A todo ello se añadiría la organización de festivales de pelota vasca y la creación de un campus de intercambio de pelotaris entre los territorios de Navarra y Pirineos Atlánticos. Asimismo, se plantea que Pamplona organice el primer Congreso Internacional de Pelota y la posibilidad de crear una  Casa Mundial de la Pelota, como centro de interpretación de este deporte y como punto de encuentro del mundo pelotazale.

El proyecto plantea también la identificación de buenas prácticas de cooperación transfronteriza en materia deportivo-cultural, para usarlas como guía. Pero, sobre todo, la iniciativa apuesta por crear un producto turístico transfronterizo que tenga la pelota vasca como eje principal, destacando los puntos de interés turístico relacionados con este deporte que se encuentran a un lado y otro de la frontera, desarrollando visitas guiadas, itinerarios, exposiciones, torneos… Entre los puntos de interés turístico juegan un papel fundamental el Euskal Jai Berri de Huarte y el Jai Alai de Biarritz, por ejemplo; así como Pamplona como origen de la modalidad de remonte, a principios del siglo XX. 

La posibilidad de llevar a cabo todas estas iniciativas dependerá de si se logra financiación a través del programa Interreg-Poctefa. Aunque el presupuesto total del proyecto todavía no está cerrado, éste podría rondar los dos millones de euros.

La aportación del Ayuntamiento de Pamplona se cifra, inicialmente, en 528.000 euros, aproximadamente. El programa Interreg-Poctefa podría financiar hasta el 65% del total, lo que supondrían alrededor de 1,3 millones. El proyecto Pamplona Capital Mundial de la Pelota se desarrollaría a lo largo de tres años, desde enero de 2024 hasta finales de 2026, si bien la propuesta municipal es su consolidación como una alternativa turística de interés nacional e internacional. 

Más de 80 acciones
El proyecto Pamplona Capital Mundial de la Pelota, que cuenta con el respaldo del Gobierno de Navarra y del sector pelotazale de la Comunidad foral, se concreta en nueve líneas de actuación con más de 80 acciones, centradas, entre otros aspectos, en la promoción de las bases y escuelas de formación, el impulso de las distintas modalidades de pelota y su adaptación a los nuevos tiempos, su potencial como herramienta de inclusión social y como palanca económica, y su vertiente cultural. Además, el proyecto confía en crear una marca fácilmente identificable y reconocible, que identifique Pamplona con la pelota, y por extensión también Navarra. 

Pamplona cuenta, en la actualidad, con 55 frontones públicos y privados; dos de ellos referentes en el mundo pelotazale, como son el frontón Labrit y el Navarra Arena. El seguimiento a este deporte se traduce en 35 clubes federados y más de 2.500 licencias federativas, así como 1.100 licencias de base. Al margen de Navarra, País Vasco y los Pirineos Atlánticos, este deporte cuenta con federaciones de pelota vasca en otras comunidades autónomas y está presente en países europeos como Grecia e Italia, además de en América Latina, India y Filipinas. 

El proyecto Pamplona Capital Mundial de la Pelota se inscribe dentro de la estrategia Agenda Urbana Pamplona 2030, que busca avanzar en el desarrollo de un modelo de ciudad más sostenible, innovadora e inclusiva, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.