Txantrea estrena la reurbanización de las calles Santesteban, Lesaka, Monreal, Etxarri Aranatz y Mendigorría, financiada por Ayuntamiento, Gobierno de Navarra y Mancomunidad

Txantrea estrena la reurbanización de las calles Santesteban, Lesaka, Monreal, Etxarri Aranatz y Mendigorría, financiada por Ayuntamiento, Gobierno de Navarra y Mancomunidad
El alcalde de Pamplona, el consejero de Cohesión Territorial y el presidente de la Mancomunidad de la Comarca han visitado esta mañana la zona
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

 

La zona sureste del barrio de Txantrea estrena nueva urbanización, después de que hayan finalizado las obras llevadas a cabo durante seis meses en el cuadrante comprendido entre las calles Mendigorría, San Cristóbal, Etxarri Aranatz y Monreal. El presupuesto ha ascendido a 2.044.469,66 euros, que han financiado el Ayuntamiento de Pamplona, la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona y el Gobierno de Navarra que, a través del Plan de Inversión Local (PIL), ha aportado 1.123.103 euros.

Esta mañana el alcalde de Pamplona, Enrique Maya, el consejero de Cohesión Territorial del Gobierno de Navarra, Bernardo Ciriza, el presidente de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, David Campión, el director general de Administración Local y Despoblación, Jesús María Rodríguez, y miembros de la Gerencia y la Comisión de Urbanismo del Ayuntamiento de Pamplona, han visitado la zona, que presenta una nueva imagen tras la ampliación de aceras, la reducción de las calzadas, la generación de pasos peatonales elevados, el asfaltado de las vías, la generación de nuevas zonas de estancia o el soterramiento de servicios que hasta ahora iban por las fachadas de los edificios. Además, el barrio ha ganado una zona de aparcamiento disuasorio en la calle Ezkaba, que se habilitó durante las obras y que se ha mantenido desde entonces como parking gratuito.

Las obras realizadas han afectado a las calles Etxarri Aranatz, Mendigorría y San Cristóbal, así como a las calles interiores de esa zona, que son Santesteban, Lesaka y Monreal. Los trabajos comenzaron a finales del pasado mes de junio y finalizaron a finales del pasado mes de diciembre. Este proyecto forma parte, a modo de separata, de un proyecto de reurbanización con un ámbito mayor de actuación que abarca intervenciones similares en calles colindantes como Milagro o Ezkaba y que reorganiza el tráfico de la calle San Cristóbal. Los trabajos los ha ejecutado la empresa Excavaciones Fermín Osés S.L.

Nueva sección en las calles interiores con aceras más anchas

Este proyecto de reurbanización mantiene la sección de las calles, con el mismo esquema de tráfico peatonal y rodado, con la renovación de la totalidad de pavimentos y bordillos delimitadores en el perímetro de la actuación comprendido por la zona sur de la calle San Cristóbal, calle Mendigorría y calle Etxarri Aranatz. Se han implementado también zonas de estancia en los espacios que se generan entre las edificaciones y las calles perimetrales, tanto en Etxarri Aranatz como en Mendigorría, con pavimento de adoquín de colores, nuevo mobiliario urbano y arbolado.

En las calles interiores, es decir en las calles Santesteban, Lesaka y Monreal, sí que ha cambiado la sección de las vías, aumentando el espacio para el peatón a costa de la reducción de las dimensiones de la calzada. Se ha generado una sección de calle de plataforma a nivel de las aceras, con acceso mediante piezas de rebaje en el inicio y en el final de las vías, con 4 metros de calzada en lugar de los 7 metros anteriores, dos bandas de aparcamiento en línea de 2,2 metros y aceras de anchuras superiores a los 3,5 metros, casi el doble que antes de las obras. En mitad de las calles Santesteban y Lesaka se han habilitado dos pasos peatonales elevados, a la misma altura que las aceras, que conectan los recorridos que discurren por las plazas interiores.

Estas obras han incluido una renovación de las conducciones generales y las acometidas de saneamiento, tanto fecales como pluviales, así como el abastecimiento. Se ha aprovechado para renovar la instalación de alumbrado público existente. Y es que ese alumbrado público se encontraba situado en fachada, distribuido en uno de los lados de cada vía, al igual que las redes de baja tensión y de gas natural que se situaban a la vista y ahora se han canalizado y soterrado. Esta nueva reurbanización cumple con la normativa sobre accesibilidad y eliminación de barreras arquitectónicas mediante rebajes en las aceras y mediante la nueva disposición de los elementos urbanos que se ubican en la zona.

¿Te ha sido útil esta página?