El Ayuntamiento de Pamplona coloca cuatro botellas gigantes en zonas de botellón de la ciudad para concienciar a la juventud de las consecuencias de un ocio irresponsable

El Ayuntamiento de Pamplona coloca cuatro botellas gigantes en zonas de botellón de la ciudad para concienciar a la juventud de las consecuencias de un ocio irresponsable
La campaña “No al botellón. Sí al ocio responsable” será visible en la Vuelta del Castillo, Taconera, plaza de los Burgos y Yamaguchi, además de en redes sociales y otros medios
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image

 

Para que no haya excusas, desde esta mañana se puede leer a gran tamaño la letra pequeña del botellón, con sus consecuencias y damnificados, en cuatro espacios de la ciudad. El Ayuntamiento de Pamplona ha decidido ir al centro del problema y desplazar hasta los lugares donde se reúnen los jóvenes cuatro botellas de gran tamaño etiquetadas de forma colorista. Es la apuesta más visual de la campaña de sensibilización del Consistorio “No al botellón. Sí al ocio responsable”, que tendrá su extensión a redes sociales, elementos de mobiliario urbano y medios de comunicación.

Las botellas son cuatro elementos de alrededor de 3 metros de altura realizados en estructura metálica de acero revestida con aluminio que recogen otras tantas vertientes del problema: la alteración de la convivencia, el incremento de residuos en la calle difíciles de manejar, la competencia desleal con la hostelería de la ciudad y una infracción de la normativa cuya sanción, 750 euros, acaba siendo muy a menudo una sanción de la que responden los padres. En pocas palabras: vecinos cansados, padres cabreados, bares hasta la coronilla y barrenderos exhaustos.

Y es que esta campaña está especialmente destinada a los jóvenes y enmarcada dentro de la reflexión iniciada por el Consistorio y agentes sociales afectados el pasado otoño sobre este fenómeno. Es una de las acciones emprendidas, porque este debate está también moviendo al Ayuntamiento a programar charlas en centros educativos sobre el consumo de alcohol y drogas, mantener dispositivos de seguridad en franjas temporales y zonas concretas de la ciudad, y a valorar posibles cambios en la iluminación de las calles y en la instalación de cámaras de videovigilacia.

Esta mañana la Comisión de Asuntos Ciudadanos del Consistorio, con el alcalde Enrique Maya a la cabeza, se ha acercado hasta la Vuelta del Castillo a la altura de la Puerta del Socorro de la Ciudadela, una de las cuatro ubicaciones de las botellas gigantes, junto con zonas céntricas de los parques de Taconera y Yamaguchi, y la plaza de los Burgos.

Letras ya no tan pequeñas…

Los textos interpelan directamente a quienes los leen. Los “vecinos cansados” explican que “mientras tú haces botellón, hay un montón de vecinos y familias a quienes no dejas descansar. Generas suciedad en las calles y, muchas veces, destrozos en su vecindario” y los “bares hasta la coronilla” recuerdan que “mientras tú haces botellón, la hostelería no trabaja y además después tiene que aguantar las consecuencias de muchas personas en estado de embriaguez”. Estos mensajes son la voz de quienes viven o trabajan en las zonas donde habitualmente se produce una importante concentración de jóvenes para beber.

Pero los efectos del botellón alteran el funcionamiento normal del conjunto de la ciudad y complican el normal funcionamiento de los servicios públicos. En esta campaña los que avalan con su experiencia mensaje son los “barrenderos exhaustos” que explican que “mientras tú haces botellón, hay un montón de trabajadores de limpieza que, cada semana, se enfrenta a una cantidad de residuos que empieza a ser inabarcable. Además, los cristales son un peligro en las calles y los restos de vómitos y orines son insalubres”. Y por si estas reflexiones pudieran parecer demasiado teóricas, la campaña deja también espacio para el aviso de los “padres cabreados”: “Si haces botellón y eres menor te expones a una multa de hasta 750 euros. Multa que seguramente tendrán que pagar tus padres cuando quien incumple la ley eres tú”.

Una campaña multicanal y segmentada

Las botellas de gran tamaño son solo una parte de esta campaña multicanal que estará presente en el espacio público a través de mupis estáticos y digitales y edículos de aparcamientos subterráneo, además de en medios de comunicación convencionales. Para, de nuevo buscando un objetivo más específico, estas iniciativas “off line” para del debate público se combina con una importante carga de mensajes “on line” en redes sociales y prensa digital, canales con parámetros de uso especialmente jóvenes.

¿Te ha sido útil esta página?