Una mañana de actividades para todos los públicos inaugurarán este sábado el huerto urbano comunitario de Rochapea, un acto que se pospuso por la pandemia

Una mañana de actividades para todos los públicos inaugurarán este sábado el huerto urbano comunitario de Rochapea, un acto que se pospuso por la pandemia
Quienes se acerquen podrán conocer este espacio de 1.160 m2, con 28 bancales, hoteles de insectos y compostadoras
Image
Image
Image

 

 

Mañana a partir de las 11 horas en el huerto urbano comunitario de Rochapea (calle Cruz de Barcacio) acogerá una jornada de celebración. Y es que la Asociación Mendialdea, con apoyo del Ayuntamiento de Pamplona, inaugurará esta infraestructura que ya está en funcionamiento, pero cuya apertura oficial se retrasó por las especiales condiciones de COVID-19. Las actividades comenzarán con una presentación de este espacio, de 1.160 m2 con 153 m de perímetro, que cuenta con 28 bancales de cultivo de diferentes tamaños y con plantación directa en superficie.

A continuación, técnicas de Medioambiente de la Agenda 21 de Pamplona harán una pequeña introducción sobre el sistema municipal de huertos urbanos comunitarios, presentes también en otros cuatro barrios: Txantrea, Casco Antiguo, San Juan y Ermitagaña-Mendebaldea. Recordarán los criterios bajo los que se desarrollan, las normas que definen la agricultura ecológica y cómo iniciar y desarrollar el proceso para constituir una huerta comunitaria.

A partir de las 12 del mediodía, quienes quieran participar se pondrán manos a la obra en un taller de plantación de flores y hortalizas que impartirá alguna de las 30 personas que actualmente están activas en el huerto. Habrá la posibilidad de llevarse alguna planta a casa al final de la actividad. En estos momentos en los bancales del huerto urbano comunitario de Rochapea se puede encontrar diferentes variedades de planta de temporada: tomates (rosa, feo de Tudela, corazón de buey, cherri…), pimientos verdes y rojos, cogollos, lechuga hoja de roble y Batavia, acelga, borraja, guindilla de Ibarra y guindillón, cebolla de fuentes, ajos para secos, calabacín, pepino, remolacha, berenjena o patatas, además de melones, parra, endrinas, frambuesas, fresas etc.. Una gran mayoría de estos cultivos provienen de planta propia de sus semilleros, muchas de ellas con simiente propia del año pasado. En el suelo hay plantadas innumerables variedades de flores y plantas aromáticas.

Huertas con función socioanimada

A partir de las 12.30 horas comenzarán las actividades de animación para los más pequeños dinamizados por la asociación Batean. Y es que una de las características de estos espacios verdes y de cultivo en la ciudad es que quieren ser zonas de encuentro vecinal y aglutinadoras del barrio. Así en este huerto comunitario realizan actividades puntuales o sostenidas en el tiempo desde la Asociación Síndrome de Down de Navarra, hasta la Asociación Educativa "Berriztu”, pasando por el Centro de Rehabilitación Psicosocial (CRPs) “Arga” o el Ciclo de producción Agroecológica del C.I Agroforestal. Como recurso educativo, desde los huertos se trabaja en colaboración con los centros escolares, en este caso han venido trabajando con CP García Galdeano, Patxi Larrainzar Ikastetxea, Colegio la Compasión Escolapios, CEIP Rochapea y CEIP Cardenal Ilundain.

La inauguración contará con las actuaciones del grupo Arrotxan kantuz y de diversos txistularis y la mañana terminará con un pincho-pote comunitario a partir de las 12.40 horas.

Un proyecto vecinal, intergeneracional, y con apoyo municipal

Hoy, además de los cultivos, en este huerto hay cuatro hoteles de insectos, dos compostadoras, cuatro cajones con lombrices para producir humus (vermicultura), dos cajas nido para aves insectívoras como herrerillos y carboneros y dos semilleros que sirven también al vecindario ya que desde el huerto comunitario se realizan intercambios de planta y semillas con las personas que lo demandan. El riego de los bancales se realiza manualmente y en el perímetro del huerto recientemente se ha instalado un sistema de riego con microaspersores.

Son muchas prestaciones para una iniciativa que, bajo el nombre de Baratzapea, se empezó a gestar en 2017 impulsada por el Ayuntamiento de Pamplona. A través de la revista Ezkaba se convocó a personas y colectivos del barrio para la puesta en marcha de una iniciativa participativa y autogestionada horizontalmente que contaba con el apoyo de la Unión Deportiva Cultural Rochapea que cedió un almacén en los comienzos del huerto. El objetivo: poner en marcha y mantener un espacio de producción hortícola y de compostaje en el que tuvieran cabida, especialmente, personas en riesgo de exclusión social y personas mayores, favoreciendo las relaciones multiculturales e intergeneracionales.

Además del apoyo económico inicial y el habitual de materiales y planta, el Ayuntamiento de Pamplona puso al servicio del proyecto distintos programas de empleo social como las escuelas-taller (Soldadura hizo vallado perimetral y Encuadernación y Serigrafía la señalética, carteles y folletos) o el Tajo de Ríos (producción de cultivo y flores). Además, el vivero municipal dependiente del Servicio de Parques, Jardines y Zonas Verdes proporciona flor de temporada una vez que se han distribuido por toda la ciudad.

El sistema de huertos comunitarios

En la actualidad hay cinco huertos comunitarios: Txantrea, Casco Viejo, San Juan, Mendebaldea-Ermitagaña y Rochapea. Se rige por un sistema participado. El Ayuntamiento cede a asociaciones sin ánimo de lucro parcelas de propiedad municipal y estas gestionan los huertos; el Consistorio presta apoyo económico y técnico a estas iniciativas desde su origen. Las distintas asociaciones se ponen en contacto con el Ayuntamiento a través del Servicio de Agenda 21 (948 420991), que es el que recibe las peticiones de material y planta. También, a través de este servicio, se gestionan solicitudes de colaboración como centros educativos, visitas guiadas, semana de la movilidad, talleres de Educación ambiental, etc.

Entre otros requisitos, están los relativos al cultivo, y que los alimentos se cultivan de manera sostenible siguiendo las pautas de la agricultura ecológica, como no utilizar productos químicos, respetar los ciclos naturales de las plantas y fomentar el empleo de variedades locales.

¿Te ha sido útil esta página?