Media Luna Park

Información práctica

Dirección: Paraje Parque de la Media Luna

Ruta:
     Pamplona es murallas
     Pamplona es verde
     Pamplona es camino

Folleto: Pamplona es verde

NiñosCuaderno del explorador

La Media Luna se sitúa junto a la avenida Baja Navarra, entrada a la ciudad desde el norte. Desde el mirador de la Media Luna disfrutamos de una estupenda panorámica de la ciudad y de los meandros que conforma el río Arga, en cuyas orillas se ubica el Parque Fluvial, una de las principales áreas de esparcimiento local. Llamará nuestra atención, sin duda, el Seminario Diocesano, cuya fachada está conformada por una gran cruz de vidriera, diseñada precisamente por el mismo autor del parque que nos ocupa: Víctor Eusa.

Donde antaño hubo eras y agricultores, hoy encontramos un bonito parque con forma de luna menguante, enlace natural entre el centro histórico y el Segundo Ensanche. La estatua del rey Sancho el III el Mayor nos da la bienvenida, destacando sus paseos de plataneros con gran arbolado, su estanque central enmarcado por una arcada y su café central. Entre las especies arbóreas del parque destacan las secuoyas gigantes, junto a castaños de Indias, cedros del Atlas y del Himalaya, sóforas lloronas, arces, almez, palmeras y abetos. Próximo al café, se encuentra el Monumento a Pablo Sarasate, virtuoso violinista y compositor pamplonés, realizado por Eduardo Carretero en 1959. Nos despide el Fortín de San Bartolomé, desde el siglo XVIII defensa destacada de la ciudad hacia el este.

Dirigiéndonos ya hacia la Taconera, seguimos el camino de ronda hacia el norte. Al cobijo de los fresnos y los arces, llegamos al Rincón del Caballo Blanco o mirador del Redín, atalaya inmejorable para entender un sistema defensivo renacentista. Nos saludan también la arboleda del Parque de Arantzadi, el Puente de San Pedro (época romana) y, cómo no, el monte Ezkaba con el Fuerte de San Cristóbal.

Continuando hacia el oeste por el camino de ronda, llegamos al mirador del Portal Nuevo, desde el que podemos apreciar la biodiversidad en torno al Arga: olmos, chopos, sauces, fresnos y arces, además de una gran variedad de aves que frecuentan estas arboledas. En sus aguas habitan especies protegidas como el visón europeo y la nutria paleártica. El antiguo Puente del Plazaola, el tren que unía Pamplona con San Sebastián, y su trazado se han reconvertido en una vía verde por la que transita la EuroVelo 1, una de las 15 rutas ciclistas que atraviesan Europa -en este caso, la vía que une el Algarve portugués con Noruega-. Hemos llegado, por fin, a la Taconera.

 

RUTA POR LOS PARQUES Y JARDINES DE PAMPLONA

La ruta comienza en los jardines de la Media Luna continúa por los Jardines de la Taconera, el Parque de la Ciudadela y Vuelta del Castillo y finaliza en el Parque de Yamaguchi y Jardín de la Galaxia. En los jardines de la Media Luna encontrarás los siguientes árboles:  

Señal 1. Celtis australis - Almez
Las copas de estos árboles mediterráneos componen jardines frescos y frondosos. Sus frutos son un suculento alimento para las aves. Son fuertes contra la contaminación atmosférica y pueden vivir hasta 600 años.

Señal 2. GIGANTES VERDES. Cedrus deodara - Cedro del Himalaya y Selim-Pia “El Calzao”, el Rey Africano
Árbol de gran porte, que alcanza fácilmente los 30 metros de altura. Ramas principales descendentes que dan aspecto llorón al árbol. Madera de agradable aroma. En algunas culturas son símbolo de grandeza e inmortalidad.

Señal 3. Trachycarpus fortunei - Palmera
Este ejemplar es testigo de los primeros años del parque. cuando la sombra era más escasa. En la actualidad compite por la luz con especies de mayor desarrollo como el almez o el arce. Procedente de China, tiene tronco recto, grueso y totalmente recubierto por restos del peciolo de las antiguas hojas.

Señal 4. GIGANTES VERDES. Cedrus atlantica - Cedro del Atlas y "Larancha-la", la Reina Africana
Al igual que Larancha-La, nuestra reina africana, este otro gigante procede del norte de África. El cedro puede alcanzar la altura de un edificio de 14 pisos. Prueba a ver si captas el aroma de su madera que se usa en carpintería, ebanistería y construcción.

Señal 5. Sequoiadendron giganteum - Secuoya gigante
Árbol de gran talla, entre 50 y 80 metros de altura, forma cónica y follaje escuamiforme muy denso y regular. Son las más voluminosas del reino vegetal, llegando a los 1500 metros cúbicos de madera por ejemplar.

Señal 6. Platanus x hybrida - Paseo de plataneros
¿Cuantas veces te has cobijado a la sombra de un platanero? Son árboles que forman fantásticos paseos. Es habitual podarlos uniendo las ramas de unos y otras para formar una pérgola y protegernos del sol.

 

LAS AVES QUE SOBREVUELAN LA CIUDAD

  • El cernícalo vulgar es el principal enemigo de gorriones y otros pequeños pájaro. Destaca su habilidad para aprovechar las aves enjauladas que quedan a su alcance en balcones y ventanas, siendo devoradas in situ. 
  • En mayo o junio es frecuente escuchar al comienzo de la noche un sonido agudo y constante, repetido cada pocos segundos, en parques y avenidas arboladas. Es el reclamo del “autillo europeo", pequeña rapaz nocturna que, cuando se acerca alguien, se calla y no se mueve. 
  • El vencejo come y duerme sin dejar de volar. Le gusta vivir en las ciudades. En Pamplona está entre mayo y agosto.
  • Al mirlo común le gusta dar saltos sobre la hierba y canta al atardecer, con extraordinarias notas aflautadas.
  • El petirrojo es rechoncho y reconocible por su babero rojo-anaranjado.
  • El milano real es una de las aves rapaces diurnas más fácil de diferenciar por su color anaranjado. Tiene una envergadura de 170 centímetros. Sobrevuela la ciudad como un centinela en busca de otras aves y de roedores.
  • Reconocerás al verdecillo porque es amarillo limón y los solemos ver en la parte alta de los árboles.