El Pobre de Mí

El día 14 de julio a las 00:00h, la plaza Consistorial vuelve a llenarse de gente que, en un ambiente mucho más sosegado que el que se respiraba en ese mismo lugar nueve días atrás durante el Chupinazo. Se trata del último acto oficial de las fiestas, el Pobre de Mí, con el que se pone punto final a los Sanfermines cantando la célebre Pobre de mí, pobre de mí, que se han acabado las fiestas de San Fermín.

Puede decirse que el Pobre de Mí es la antítesis del Chupinazo, que cambia la luz del día por la noche, la explosión de alegría por la tristeza y las ganas de diversión por el cansancio acumulado. Con el pañuelo todavía anudado al cuello y portando una vela encendida en la mano, las miles de personas que se congregan frente al Ayuntamiento aguardan el momento en el que el alcalde o alcaldesa sale al balcón para dirigirse al público dando por finalizadas oficialmente las fiestas y convocando a los pamploneses y las pamplonesas a una nueva cita con el Chupinazo dentro de un año. Ya falta menos.

Image
Image
Image