El encierro y Hemingway

“Esto es el encierro. A los aficionados se les permite luchar con el toro, pero sin armas; es una oportunidad que Pamplona les brinda durante las fiestas de San Fermín”
Ernest Hemingway

El 7 de julio de 1923, Hemingway y su esposa Hadley se encuentran con algo que no esperaban. Se asoman al balcón de la pensión de la calle Eslava y les sorprende ver la cantidad de gente que hay en las calles. Acaban de descubrir algo que les asombra y engancha de inmediato a Hemingway. Es el encierro. El 18 de julio de 1923, el escritor explica que cada mañana la manada de toros, “a través de la calle principal”, llega a la plaza con los jóvenes corriendo delante de ella. Todo este grupo va “como al infierno” con los toros que “tratan de cogerlos”. 

“Un torrente humano”, lo califica en el artículo de 27 de octubre de 1923, en el que detalla el recorrido del encierro: “Todos contemplaban el largo y estrecho corral de madera que iba desde la entrada de la ciudad a la plaza. Dicho corral era una doble barrera de madera a modo de callejón que partía de la calle principal del pueblo y desemboca en la plaza; y tenía unas doscientas cincuenta yardas de longitud. Había un gran tumulto de gente a ambos lados”. 

En la novela ‘Por quién doblan las campanas’ el protagonista Robert Jordan dispara a un joven requeté tafallés en la batalla de Segovia, al mirarlo piensa: “Probablemente le he visto correr delante de los toros por las calles en la feria de Pamplona”. 

Información práctica

Cuándo: del 7 al 14 de julio.

Horario: 8:00

Distancia: 848,6 metros de recorrido.

Duración aproximada: 2 m.

Web: el encierro y el encierrillo