Gastronomía

Pamplona es sinónimo de buena mesa y buena materia prima: espárragos, hongo beltza, pimientos del piquillo, alcachofas, cardo, cogollos, borraja, alubias pochas, queso, chistorra, relleno, ternera, cordero y gorrín de Navarra, caza, buen vino navarro, sidra y, como sobremesa, pacharán.

 

Pinchos

Las barras de los bares son un amplio escaparate de la tradición y la vanguardia gastronómica local. Es una buena ocasión para degustar la famosa chistorra, el relleno, los hongos o los fritos -típicos aperitivos de bechamel con un ingrediente principal-.

 

Platos típicos.

Como entrantes destacan: 

  • Cogollos de Tudela. Cultivado durante todo el año, suele presentarse acompañado de anchoas y aceitunas o bien como guarnición de segundos platos. Pimientos del piquillo. Con un sabor inconfundible, se conocen como el “oro rojo” de la huerta navarra. Se recolectan en otoño y tienen denominación de origen propia. Como entrante, se consumen aliñados con aceite y ajo. También pueden ser servidos como segundo plato, rellenos de carne o pescado.
  • Espárragos. Con denominación específica, su recolección es en primavera.
  • Fritos. Se suelen tomar como aperitivo o bien como entrantes de una comida. Con cobertura similar a la de una croqueta, están rellenos de bechamel y un ingrediente principal. Hay muchísimas variantes: jamón y queso, pimiento, hongo, huevo, tigres (mejillón). 
  • De entre los primeros platos, destacan especialmente productos de la huerta tales como: Cardo a la navarra. con un sofrito de ajo, harina y jamón, si bien se pueden realizar otras variaciones. De invierno.
  • Alcachofas. La variedad autóctona es la “Blanca de Navarra”, que puede servirse cocida, frita y como ingrediente principal de la menestra de verduras. De invierno.
  • Borraja. Se cocina con patata o como ingrediente de la menestra de verduras. De verano.
  • Menestra de verduras. Principalmente se elabora con cuatro ingredientes: los espárragos, las alcachofas, los guisantes y las habas, si bien puede llevar alguna verdura más. Es el plato estrella de la huerta navarra.
  • Pochas. Son alubias recolectadas en verano, antes de su maduración, con un sofrito de pimientos verdes, cebolla y jamón.  


De segundo plato, destacan especialidades como:

  • Cordero al chilindrón. Con una salsa compuesta de ajo, pimientos, vino blanco y pimientos secos.
  • Gorrín asado. Se trata de un cochinillo asado en horno de leña.
  • Relleno. Es una especie de morcilla blanca que, en lugar de sangre, se compone de arroz cocido, huevo y azafrán.
  • Ajoarriero. Receta tradicional de bacalao desmigado guisado con pimiento rojo y verde, tomate, cebolla y patata.
  • Trucha a la navarra. Con jamón serrano frito.


Como postres:

  • Queso Roncal e Idiazábal. El Idiazábal está hecho con leche de oveja latxa, raza pirenaica de cabeza negra. Su sabor es intenso y un poco picante. Al igual que el Idiazábal, el Roncal es picante, aunque su textura es más bien mantecosa.
  • Cuajada. Elaborada con leche de oveja y cuajo, su sabor es muy particular ya que se prepara introduciendo una piedra caliente que le da cierto gusto ahumado.
  • Goxua. Postre elaborado con nata, bizcocho y crema pastelera que puede ser servido en forma de tarta o en cuencos de manera individual.
  • Pantxineta. Pastel de hojaldre relleno de crema pastelera y cubierto con almendras troceadas.
  • Torta de Txantxigorri. Relacionadas con la matanza del cerdo, son tortas elaboradas con chicharrones, manteca y canela que suelen tomarse templadas.


Bebidas y licores:

  • Vino. Navarra cuenta con su propia denominación de origen para vinos. Nuestra comunidad tiene una situación excepcional para la elaboración de caldos, ya que en ella confluyen los climas continental, atlántico y mediterráneo. Es conocido el rosado de Navarra pero el abanico es muy amplio, con tintos jóvenes, crianza y reserva; blancos de chardonnay y, finalmente, el moscatel, con un toque dulce.
  • Pacharán. Licor tradicional navarro. Se elabora con endrinas autóctonas y anís.
  • Sidra. Su producción se concentra en la zona norte de Navarra. Tradicionalmente el prensado de las manzanas finalizaba con el sonido de la kirikoketa, instrumento compuesto de tablones y mazas para prensado, que se tocaba en la plaza del pueblo mientras se entonaba una canción popular.
     
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen