Portal turístico del Ayuntamiento de Pamplona

Días que faltan para San Fermín

Fiestas de Sanfermín
6-14 julio

Ya falta menos

  1. Inicio
  2. Todos los carteles desde 1846

CARTELES DE FERIAS Y FIESTAS DE SAN FERMIN

Hace casi tres décadas, en 1981, se publicaba el libro de Ricardo Ollaquindia "100 años de carteles de las Fiestas y Ferias de San Fermín", que se convirtió de inmediato, sobre todo para Pamplona, en un clásico divulgador de su cartelística festiva, modalidad publicitaria que siempre ha resultado tan del interés de los aficionados a la historia del Arte, la tauromaquia, el coleccionismo o, simplemente, de los curiosos por el acontecer local. El subtítulo acotaba entre paréntesis el marco cronológico de su contenido: 1882-1981. Esta cuidada monografía, editada por la Caja de Ahorros de Navarra, fue posible porque el Ayuntamiento de Pamplona aportó desinteresadamente la colección de reclamos sanfermineros que conserva y gestiona el Archivo Municipal.

Los balbuceos de estos carteles se remontan al siglo XIX: en un primer momento, allá por la primera mitad de la centuria, se presentan como pasquines monocolores, meros textos anunciadores en pequeña parte ilustrados con escenas adecuadas (se conservan los impresos de 1816, 1819, 1827, 1840 y 1841). Más adelante se contempla ya la creación de reclamos pictóricos, iconográficos y dotados de color.

En 1898 el cartel de las fiestas se emplea por primera vez como cubierta del programa de mano. No siempre había ocurrido así, porque tiempos hubo en que se utilizaron dos representaciones distintas en motivos y temática. Y si se tiene en cuenta que no se conservan carteles de la totalidad de los años y que en las publicaciones sobre el particular se ha acudido al uso de sucedáneos cuando el cartel no era localizable, con preferencia mediante motivos tomados del correspondiente programa-, habrá que tener buen cuidado en no considerar cartel a lo que no lo es.

La colección de carteles gestionada por el Archivo Municipal cuenta con ejemplares desde 1846, si bien es a partir de 1900, a excepción de 1901, 1917, 1918 y 1922, cuando se conservan de forma contínua hasta la actualidad, cuanto menos un ejemplar de los diferentes formatos que a lo largo del tiempo se han imprimido.

Hasta 1923 se conservan en forma de impresos, porque la práctica del momento requería que las empresas de litografia ofertasen al Ayuntamiento modelos ya realizados por artistas a su servicio, en los que se mezclaban asuntos taurinos más o menos tópicos, válidos para la mayoría de la potencial clientela hispana, con oportunas escenas locales pamplonesas, como el Monumento a los Fueros, la antigua plaza de toros, la implantación de la luz eléctrica o alguna efigie de Pablo Sarasate... Desde 1888, durante unos años predominaron los diseños de las empresas litográficas Portabella, de Zaragoza, y de Ortega, radicada en Valencia.

Desde 1924 se conservan también los soportes originales que han posiblilitado la impresión sobre papel, excepto las copias fotográfícas de los años comprendidos entre 1964 –1972 y 1976 - 1981.

Por lo que respecta a los autores y sin llegar a la mención de los más recientes, se cuenta con un buen elenco de personalidades de prestigio artístico nacional o regional como Salvi, Unceta, Penagos, Bartolozzi, Mongrell, Cañas, Istúriz, Pueyo, Tejedor, Ciga, León Astruc, Zubiri, Briñol, Basiano, Lizarraga, Muro, Elvira, Urzanki, Crispín o Lozano de Sotés. Javier Ciga ostenta el record en cuanto al número de carteles, concretamente seis auténticos cuadros de sabor local, que corresponden a los años 1908, 1909, 1910, 1917, 1918 y 1920.

Visite el Archivo Municipal de Pamplona